15 de febrero de 2018 00:41

Tillerson viaja a Turquía en un contexto de tensiones por la crisis siria

Tras varios llamamientos a la “moderación”, Tillerson protestó el miércoles contra la operación turca que “desvía” a las fuerzas antiyihadistas de su combate prioritario

Tras varios llamamientos a la “moderación”, Tillerson protestó el miércoles contra la operación turca que “desvía” a las fuerzas antiyihadistas de su combate prioritario. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, viajará este jueves 15 de febrero de 2018 a Ankara en un clima de tensión provocado por la ofensiva turca contra una milicia kurda en el norte de Siria.

El secretario de Estado cenará con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, antes de entrevistarse el viernes con su homólogo, Mevlüt Cavusoglu. Tras una gira por Oriente Próximo, la etapa turca se presenta como la más complicada para Tillerson.

“Nuestras relaciones están en un momento muy crítico. O mejoramos nuestras relaciones, o estas se van a derrumbar completamente”, alertó Cavusoglu esta semana.

“La conversación se presenta difícil”, reconoce una fuente en Washington, que señala que la “retórica turca” está “ muy exaltada” respecto a Siria y también a otras disputas que dañan las relaciones entre Washington y Ankara, aliados en el seno de la OTAN.

El principal motivo de discordia entre los dos países es la operación militar que las tropas turcas lanzaron el 20 de enero contra las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas en el enclave de Afrin, en el norte de Siria.

Las YPG, a las que el gobierno turco tacha de “terroristas”, son un aliado clave de Estados Unidos en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Tras varios llamamientos a la “moderación”, Tillerson protestó el miércoles contra la operación turca que “desvía” a las fuerzas antiyihadistas de su combate prioritario, ya que, según él, tropas kurdas abandonaron el este de Siria para ayudar a las YPG en Afrin.

En un gesto que podría añadir leña al fuego, Ankara decidió renombrar la avenida donde se encuentra la embajada de Estados Unidos, que pasará a llamarse “Ramo de Olivo”, el nombre de la ofensiva turca en Siria.

'Peor para ellos'

“La situación ya es bastante complicada así, no agravemos las cosas”, dice un miembro de la delegación estadounidense. Pero las tensiones podrían aumentar si Turquía cumple con su amenaza de avanzar hasta Minbej, también controlada por las YPG, pero con la ayuda de militares estadounidenses.

“Vamos a Minbej, y si están allí, peor para ellos”, declara un alto responsable turco a la AFP . “No necesitamos sus recomendaciones, sino medidas concretas en el terreno”. Los intercambios pueden convertirse en un diálogo de sordos.

Estados Unidos dice estar dispuesto a abordar “medidas aplicables  ante las “ egítimas preocupaciones de seguridad” de los turcos. Pero el gobierno turco pide a Washington que se aleje de las YPG, una exigencia que Tillerson pareció ignorar el miércoles al afirmar que su país “seguirá formando a fuerzas de seguridad locales”, asegurándose de que “no supongan una amenaza” para los “países vecinos”.

Si los turcos esperan que Estados Unidos les presente una estrategia “clara”, pueden quedar “decepcionados”, avisa la exdiplomática estadounidense Amanda Sloat, investigadora en la Brookings Institution. “Las relaciones bilaterales atraviesan sin duda un periodo muy difícil”, asegura.

La crisis siria se suma a una larga lista de desacuerdos, sobre todo desde el fallido golpe de Estado de 2016 en Turquía. Washington no accedió de momento a la petición de extradición del predicador Fethullah Gülen, designado por Ankara como el cerebro de la intentona golpista, que vive en Estados Unidos.

Y el arresto de al menos dos empleados turcos de misiones diplomáticas estadounidenses en Turquía llevó a ambos países a suspender en octubre la entrega mutua de visados, una medida que duró hasta diciembre.

Estados Unidos denuncia asimismo la detención de varios de sus ciudadanos, incluido Serkan Golge, un científico de la Nasa condenado la semana pasada a siete años y medio de cárcel por pertenecer a las redes de Gülen.

El departamento de Estado estadounidense se mostró “muy preocupado” por una condena “sin pruebas creíbles”. “El antiamericanismo funciona en Turquía. Es uno de los pocos temas que reúne a los religiosos conservadores y a los nacionalistas laicos”, explica Max Hoffman, del Center for American Progress.

El presidente Erdogan  ha elegido atizar la cólera de la opinión pública para conseguir réditos políticos”, asegura el analista.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)