5 de noviembre de 2014 11:05

Republicanos toman control del Congreso de EE.UU. en derrota electoral para partido de Obama

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
AFP
Washington, EE.UU.

Los republicanos conquistaron la totalidad del Congreso en las elecciones legislativas este martes 4 de noviembre en Estados Unidos, que dejan al presidente Barack Obama y sus aliados demócratas frente a dos años de difícil convivencia.

Los adversarios del mandatario conquistaron el Senado y reforzaron su mayoría en la Cámara de Representantes que mantienen desde 2010, lo que los coloca en posición directa para dictar la agenda parlamentaria de Obama.

"El pueblo estadounidense confió en el Partido Republicano", dijo su presidente, Reince Priebus, poco después de la debacle demócrata.

Mitch McConnell, el líder de los republicanos en el Senado, obtuvo la reelección en Kentucky (centro-este) tras una difícil campaña, y muy rápidamente anunció el cambio de aires en Washington.

"Es hora de marchar en otra dirección", dijo McConnell, que a los 72 años deberá sustituir al demócrata Harry Reid a la cabeza del Senado cuando se instale el nuevo Congreso en enero. "Tenemos la obligación de trabajar juntos en los temas donde podamos estar de acuerdo", añadió.

Reid felicitó a McConnell pero pidió cooperación. "El mensaje de los votantes es muy claro: "quieren que trabajemos juntos", dijo.
Los republicanos lograron victorias en Virginia del Oeste, Arkansas, Dakota del Sur, Montana, Colorado, Iowa y Carolina del Norte, destronando a los demócratas en ejercicio en esos estados.

Pero la cifra podría ampliarse: las contiendas en Alaska y Virginia seguían abiertas y en Luisiana se decidirá en un balotaje el 6 de diciembre.


Primer senador negro en el sur

Según las proyecciones de la televisión estadounidense los republicanos pasarían de tener 45 escaños a 52, de los 100 que constituyen el Senado.

En la Cámara de Representantes podrían ganar hasta 18 bancas, según la cadena ABC, lo que les daría 247 de los 435 miembros, la más amplia mayoría republicana desde la década de los treinta.

Un total más de 100 mujeres integrarán el Congreso. Entre ellas, Elise Stefanik, una republicana de 30 años del estado de Nueva York que se convirtió en la congresista electa más joven de la historia de Estados Unidos.

En Carolina del Sur, los ciudadanos escogieron al primer senador negro del sur de Estados Unidos desde la Guerra de Secesión (1861-1865), el republicano Tim Scott de 49 años.


Dos años difíciles


Obama, que se abstuvo de comentar las elecciones, invitó a los líderes del Congreso a la Casa Blanca el viernes, según su portavoz.

Con la derrota, el presidente seguirá los pasos de todos sus antecesores desde Ronald Reagan, enfrentados a la oposición de todo el Congreso al final de sus mandatos.

Su baja popularidad no se altera ni con la reducción del desempleo o el repunte económico, y los escándalos (espionaje, oleada ilegal de inmigrantes) no hacen sino perpetuar los problemas de percepción.

Y en unas elecciones que tradicionalmente son crueles con el partido en el poder, los republicanos lanzaron una campaña de ataques contra Obama y sus políticas como la controvertida reforma del sistema de salud, "Obamacare".

Las encuestas de boca de urna mostraban un electoral desencantado: dos tercios estimaron que el país marcha en una dirección equivocada, y 79% desaprueba la labor del Congreso. Menos de un tercio se siente satisfecho con el gobierno de Obama, y una cifra similar con los líderes republicanos en el Capitolio, según CNN.

Resta ver que hará el nuevo Congreso, luego de cuatro años de una guerra en trincheras ideológicas. McConnell subrayó que probablemente no promulgaría leyes para demoler las bases de la presidencia de Obama, empezando por el sistema de salud.

Sin embargo, dentro del partido republicano, notoriamente dividido, está por verse si los conservadores del Tea Party, como el senador Ted Cruz, van a tender la mano a los demócratas.


Latinos desilusionados


Unos 7,8 millones habrían votado de los 25,2 millones de latinos habilitados, una cifra récord para la primera minoría del país, según el instituto Pew Hispanic.

Pero la primera minoría del país no esconde las desilusiones por las promesas incumplidas, entre ellas la de una reforma migratoria.

"Sí, es todo mentira y mentira, y pensamos que nos van a ayudar y resolver y no se acuerdan de nosotros" tras los comicios, dijo a la AFP la cubana Danmy Denis, luego de votar en Miami.
Los estadounidenses también decidían este martes en decenas de referendos que iban desde la marihuana y el aborto, pasando por el salario mínimo.

La capital Washington aprobó legalizar la marihuana, una victoria simbólica que refuerza la tendencia a favor manifestada en otros estados del país, mientras que Florida la rechazó para fines medicinales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)