20 de octubre de 2015 10:07

Renegociación de tarifa en 17 contratos petroleros

Imagen del 8 de octubre del 2014 de la firma de los contratos de campos maduros, en la foto el vicepresidente Jorge Glass se reunio con varias empresas para realizar la fima de contratos de campos petroleros. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Imagen del 8 de octubre del 2014 de la firma de los contratos de campos maduros, en la foto el vicepresidente Jorge Glass se reunio con varias empresas para realizar la fima de contratos de campos petroleros. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 58
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 20
Alberto Araujo

No pasó ni un año de la vigencia de los nuevos contratos petroleros para levantar la producción de los campos maduros de Petroamazonas y el Gobierno ya comenzó a renegociarlos. El motivo es el cambio de condiciones de la industria petrolera mundial por los bajos precios del crudo.

El ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, informó en entrevista con este Diario que desde hace varios meses, el Régimen busca bajar la tarifa de 17 de estos contratos que oscilaba entre USD 30 y 38,50 por barril de producción incremental.

El 7 de octubre del 2014, en el centro de convenciones Eugenio Espejo, representantes de seis consorcios conformados por las empresas Schlumberger (Francia), Tecpetrol (Argentina), Halliburton (EE.UU.), Sinopec (China), Sertecpet (Ecuador) e YPF (Argentina) entre otras firmaron los contratos para recuperar la producción de 17 campos maduros de Petroamazonas.

Estos campos son calificados como maduros debido a que han sido explotados por más de 25 años y por ello la extracción del petróleo es cada vez más complicada y costosa.

Las empresas recibirían la tarifa por cada barril de producción adicional a la línea base de los campos, luego de implementar técnicas de recuperación. Se tenía previsto recuperar 171,4 millones de barriles en reservas con una inversión de USD 2 120 millones en los primero cinco años.

No obstante, las condiciones del precio del petróleo son diametralmente distintas al año anterior. Mientras que en octubre del 2014, el barril del crudo ecuatoriano en promedio se vendía en USD 73,36, según datos del Banco Central; para agosto de este año el mismo barril se exportó a USD 36,76.

“Estamos con ellos (las empresas, ndlr) revisando las condiciones de los contratos para darle viabilidad en las nuevas circunstancias del mundo petrolero. Y todas las empresas están conscientes de que así debe ser porque cambiaron las condiciones dramáticamente del mundo”, indicó Poveda al destacar que el proceso de renegociación se ha dado desde hace varios meses.

El funcionario insistió en que el punto principal de la renegociación es la tarifa, la cual tiene que bajar debido a la reducción de los precios del crudo.

“Tiene que bajar. Depende del proyecto, pero si las condiciones han cambiado y el precio (del petróleo, ndlr) está para abajo, deben bajar las tarifas”, señaló Poveda al insistir que se espera que el proceso concluya el próximo mes.

De hecho, Petroamazonas anunció hace un par de semanas que el proceso de renegociación de los contratos está en marcha. Según un comunicado de prensa de la estatal, el proceso busca ajustar “tarifas a la situación internacional del precio del petróleo, que afecta no solamente a Petroamazonas, sino también a las empresas prestadoras de servicios.
“Debido a estos factores externos, las actividades de algunas contratistas –en casos puntuales- han sido suspendidas de forma temporal, mientras se está coordinando con sus directivos para que las actividades se reanuden bajo condiciones adecuadas a la situación”, indicó la petrolera.

Entre enero y agosto, la producción de las empresas petroleras estatales (Petroamazonas y Río Napo) ha bajado en alrededor de 7 900 barriles, respecto al mismo período del 2014.

El consultor jurídico en temas petroleros, Luis Calero, indicó que para que baje la tarifa en estos contratos se esperaría que bajen los planes de inversión de las empresas o que posterguen su ejecución.

No obstante, señaló que las empresas no pueden justificar una baja en la producción de los campos si no se les paga la tarifa, ya que se comprometieron a invertir capitales frescos en los campos y no a trabajar con el pago de la tarifa de Petroamazonas.
“No podrían aducir que no han invertido porque no se les está pagando. El capital de inversión era fresco, no venía del pago de la tarifa”, dijo Calero.

Poveda confirmó que las empresas petroleras que están a cargo de los bloques privados tampoco “están recibiendo todos los ingresos que deberían recibir”, aunque no especificó el monto que por tarifa les adeuda el Gobierno.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (0)