25 de enero de 2016 10:05

La Reina de Quito compartió con 104 niños y sus familias

Angie Vergara y sus compañeros de facultad de la Universidad Central visitaron la Escuela Angélico Fiesole, de Alangasí. Foto: Archivo particular

Angie Vergara y sus compañeros de facultad de la Universidad Central visitaron la Escuela Angélico Fiesole, de Alangasí. Foto: Archivo particular

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 21
Mariela Rosero

Con la colaboración de un grupo de amigos y compañeros de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Central, Angie Vergara alegró el fin de semana de 104 niños. La Reina de Quito y los estudiantes acudieron a la Escuela Angélico Fiesole, de Alangasí.

En esa institución se preparan además pequeños con diversos tipo de discapacidad, física, de lenguaje y autismo. Los niños están al cuidado de monjitas. La soberana de la capital quiso llevarles unos dulces y también un momento de diversión, se tomó fotografías con ellos y aprendió sobre cómo es su vida.

Los compañeros de noveno semestre de la universidad se encargaron de entretener a los niños con juegos y actividades lúdicas. También estuvieron los padres de familia.

“Quise conocer cómo las monjitas trabajaban, cómo los han incluido entre niños regulares, cómo son sus clases; les llevamos refrigerios y unos caramelos, parte de una donación que me llegó a mediados de este mes de enero. También conocí el convento. Me hablaron sobre las necesidades de los chicos que viven alrededor. Utilizan agua reciclada. Quise ir, como parte de la labor social de la Fundación Reina de Quito”, relató la Reina.

Angie Vergara aseguró que le interesa llamar la atención de la ciudadanía, de quizá profesores y expertos en temas de discapacidad, para que le ayuden a incluir a más niños a escuelas regulares. Ella contó la experiencia del Centro Aprendiendo a vivir, para niños con síndrome de Down, que mantiene la Fundación Reina de Quito. Recordó que los acogen desde muy tempranas edades y que los preparan para más tarde ser parte de escuelas llamadas regulares.

A la Reina le gustaría mucho que los padres de familia permitan que sus hijos convivan con niños con discapacidad, que aprendan mutuamente y que sean solidarios. Dijo que está muy agradecida con los compañeros de la Universidad Central, que ha sentido su respaldo al donar su tiempo libre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)