6 de diciembre de 2015 00:00

La Refinería de Esmeraldas debe estar operativa a fines de año

Con la FCC en total funcionamiento, la Refinería de Esmeraldas subirá su capacidad en 20 000 barriles de crudo/día. Foto: Marcel bonilla /EL COMERCIO

Con la FCC en total funcionamiento, la Refinería de Esmeraldas subirá su capacidad en 20 000 barriles de crudo/día. Foto: Marcel bonilla /EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Marcel Bonilla

Los trabajadores de la Refinería de Esmeraldas prefieren no hablar de lo que pasa en la planta, en la que el Estado ecuatoriano invierte USD 1 200 millones en su rehabilitación.

En el interior del complejo industrial, en proceso de recuperación desde el 2014, se siguen desarrollando trabajos, pese a que Carlos Pareja, cuando era gerente de Refinación de Petroecuador, dijo que entre el 15 y 20 de noviembre se tendría lista la planta, en operación continua y segura. Según comunicados de Petroecuador, la planta estará operativa hasta finales del año.

La Refinería de Esmeraldas tiene una capacidad de carga de 110 000 barriles/día y con la rehabilitación podrá procesar 20 000 barriles/día adicionales, lo cual permitirá subir la producción de combustible.

Un recorrido que estaba previsto con los medios de comunicación para observar los trabajos en la Unidad de Craqueo Catalítico Fluidizado (FCC, por sus siglas en inglés), las unidades de vacío 1 y 2, los laboratorios y la subestación eléctrica, fue suspendido a inicios de esta semana.

El gerente Álex Bravo, que estuvo desde el fin de semana pasado en la Refinería, no pudo realizar el recorrido por una reunión a última hora en Quito, pero habló en dos medios televisivos de Esmeraldas. Bravo minimizó lo ocurrido el pasado 22 de noviembre cuando se habría producido una explosión en la FCC que inició su arranque en septiembre.

El problema se habría generado por una falla en el cordón de suelda del manway (entrada de hombre), lo cual produjo que se dispare la bomba de reflujo y suba la temperatura más allá de lo normal. “Es normal encontrarnos con pequeños problemas, no con explosiones -como se ha dicho en los medios de comunicación- durante el proceso de arranque”, dijo Bravo y añadió que lo que hubo en la planta fue un desprendimiento externo de un cuerpo.

Las empresas constructoras responsables de la rehabilitación como la coreana South Korea Engineering & Construction, SK E&C; la australiana Worley Parsons, fiscalizadora del proyecto; la estadounidense United Oil Products, UOP, licenciante; la británica Krikorian, Bryce and Close, KBC y técnicos de Refinería Esmeraldas evaluaron la situación y elaboraron un plan de trabajo que comprendió el cambio total del protector.

Uno de los técnicos que pidió la reserva dijo que el día del evento hubo pánico y que ventajosamente no se dio en el área de producción de derivados.

También dijo que en el momento del contratiempo se atravesaba por un problema de energía eléctrica, que viene siendo recurrente en toda la planta. Aunque la empresa genera su propia energía, depende del sistema nacional.

Según Petroecuador, los trabajos en el comprensor P2-C01 permiten que operen con normalidad las unidades CCR y HDS, con lo que la planta está en condiciones de entregar diésel Premium.

También, que ha concluido la rehabilitación de la Unidad de Crudo 2 y, una vez revisados y corregidos los aspectos de integridad mecánica en la sección de Vacío, continúa el arranque de la unidad que procesa 55 000 barriles de petróleo por día, entre otros procesos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)