27 de marzo de 2015 14:05

La caída del rayo se sintió como un golpe fuerte

Los padres de familia que acudieron al sitio para recibir información encontraron, en las maletas con ropa sucia, cartas con mensajes de sus hijos. Foto: Mayra Pacheco/ EL COMERCIO.

Los padres de familia que acudieron al sitio para recibir información encontraron, en las maletas con ropa sucia, cartas con mensajes de sus hijos. Foto: Mayra Pacheco/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 2
Mayra Pacheco

La caída de un rayo, en el Centro de Formación de Agentes Civiles de Tránsito de la AMT de Quito, fue como recibir un golpe. Cristhian Yépez, instructor, contó que el jueves 26 de marzo del 2015, mientras se encontraban en el patio, a las 20:10, entregando unas encomiendas a los alumnos, escucharon un estruendo. Hubo aspirantes que cayeron al piso. Esto generó desesperación, se escuchaban gritos.

Yépez recordó que para ese entonces no llovía en el lugar. Había garúa. Los estudiantes estaban formados para luego de recibir sus encomiendas, dirigirse a las habitaciones.

El patio donde se forma el grupo de 400 aspirantes a agentes civiles está a alrededor de 30 metros de distancia del sitio donde cayó el rayo. Alonso Maridueñas, jefe del centro de formación, ubicado en La Armenia, mencionó que la caída del rayo generó una luz muy blanca y un gran estruendo. En ese punto no se identificó ninguna marca o huella.

El instructor Yépez no cayó, pero sí retrocedió algunos pasos. En su caso sintió como si le hubiesen impactado. Este viernes 27 de marzo del 2015 sentía dolor en el cuerpo, oídos y en la cabeza. Pero era menos intenso.

La caída de este rayo afectó a 52 aspirantes, informó Fausto Miranda, director de la Agencia Metropolitana de Tránsito. Estos fueron atendidos por el Cuerpo de Bomberos y personal del Centro de Operaciones de Emergencias (COE). Hubo cinco aspirantes que fueron trasladados a casas de salud. Ellos recibirán este 27 de marzo el alta. Los costos médicos serán cubiertos por el seguro médico con el que cuenta cada uno de los aspirantes.

Hasta el Centro de Formación de Agentes Civiles de Tránsito de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), en La Armenia, llegaron familiares de los afectados por la caída de un rayo. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO.

Hasta el Centro de Formación de Agentes Civiles de Tránsito de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), en La Armenia, llegaron familiares de los afectados por la caída de un rayo. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO.

En el lugar, este viernes las actividades se desarrollan con normalidad, los jóvenes desayunaron, realizaron prácticas de entrenamiento y luego fueron a las aulas. Los padres de familia que acudieron al sitio para recibir información encontraron, luego de las 10:00, en las tulas (maletas con ropa sucia) que se retiran cada viernes, cartas con mensajes de sus hijos. Esto les permitió que se sintieran más tranquilos.

Gloria M., quien vino desde el Oriente ecuatoriano para conocer cómo estaba su hija, lloró al leer una carta que halló entre las prendas sucias. Ahí la joven el contaba que estaba bien. "No se preocupen, lo de anoche fue cosa de la naturaleza", escribió.

Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), las tormentas eléctricas que se registraron el 26 de marzo del 2015 en Quito provinieron de la Costa ecuatoriana. Estos se podrían mantener en los próximos días si se presenta calentamiento de la atmósfera durante las mañanas y humedad en la tarde.

Para evitar ser alcanzado por un rayo, Mónica Valdivieso, técnica de la entidad, recomendó a las personas que están fuera de casa no refugiarse debajo de árboles mientras llueve ni estar en espacios abiertos. En lo posible se recomienda permanecer en sitios que tengan cubiertas de cemento (losas).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)