11 de octubre de 2016 22:46

Rafael Correa advierte con demoler edificios de Bahía que no sean reparados

El presidente Rafael Correa durante su recorrido por Bahía de Caráquez, en la provincia de Manabí. Foto: Enrique Pesantes /  EL COMERCIO

El presidente Rafael Correa durante su recorrido por Bahía de Caráquez, en la provincia de Manabí. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 27
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 14
Alexander García

El Gobierno Nacional prepara un plan de incentivos para la refacción de edificios de Bahía de Caráquez afectados por el terremoto del pasado 16 de abril, un programa que incluye crédito a largo plazo, con baja tasa de interés e incluso con subsidios estatales.

Pero dado el “desinterés” y la “falta de acuerdo” entre los propietarios de condominios resquebrajados, que quedaron inutilizados, el presidente Rafael Correa advirtió con tomar la decisión de derrumbarlos una vez que se conozcan los resultados de una consultoría.

“O arreglan esos edificios, si es que la estructura puede ser reparada, o los derrocamos. Estamos buscando todas las medidas legales para blindar esas decisiones (pues se trata de propiedad privada) y evitar después juicios o compensaciones”, sostuvo el Primer Mandatario en un conversatorio con los medios en Bahía de Caráquez la noche de este martes 11 de octubre.

La ciudad está perdiendo unos 18 millones de dólares anuales en turismo, según estima el Gobierno. Y eso se debe en parte por el aspecto “demoledor” que brindan las fachadas de las edificaciones afectadas en la zona de La Puntilla, zona turística de la ciudad, condominios cuyos propietarios residen en Quito y en otros lugares del país.

Las grandes moles muestran sus perfiles cuarteadas y de noche permanecen a oscuras, algo que según el Presidente genera temor a los turistas que viven cerca de ellas o andan por las calles.

“La impresión es muy fuerte, tenemos que arreglar estos edificios. Es más complicado porque son construcciones privadas pero no vamos a permitir que se siga perjudicando a Bahía”, sostuvo Correa. Y agregó que aunque muchas no tienen daño estructural, generan un impacto visual negativo.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) del cantón Sucre, al que pertenece Bahía, informó que la consultoría contratada por el Gobierno determinará el tipo de intervención para 44 edificaciones afectadas, al menos tres de ellas deberán ser derrumbadas en su totalidad. Y está a la espera de verificar si el resto admite reparación, o deben ser sometidas a derrocamientos parciales o totales.

El presidente Rafael Correa durante su recorrido por Bahía de Caráquez, en la provincia de Manabí. Foto: Enrique Pesantes /  EL COMERCIO

El presidente Rafael Correa visitó Bahía de Caráquez, en la provincia de Manabí, para conocer su estado luego del sismo del pasado 16 de abril. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Reparación de vías en Manabí

El Primer Mandatario presentó pasado el medio día de hoy el proyecto de reparación de la vía de acceso de cuatro carriles a Bahía, perteneciente al cantón Sucre. La nueva vía, en hormigón armado de 28 centímetros y con una extensión de 6.7 kilómetros, se construirá a un costo de USD 20.5 millones y con un plan de regeneración.

La empresa china Gezhouba Group inició los trabajos el pasado 12 de septiembre, según informaron técnicos del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. Actualmente trabajan en la excavación de la capa de asfalto para el posterior relleno y nivelación de la avenida. El tiempo de construcción es de ocho meses.

Obras en  Bahía de Caráquez, provincia de Manabí. Foto: Enrique Pesantes /  EL COMERCIO

Obras en Bahía de Caráquez, provincia de Manabí. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Correa dijo que la competencia es municipal, pero que el Gobierno Nacional decidió invertir en la reconstrucción del ingreso como una forma de contribuir a la reactivación económica y a que el turista se lleve una mejor impresión del balneario.

El arreglo de la vía de ingreso era un viejo anhelo de los habitantes, pues la avenida lleva meses deteriorada, incluso desde meses antes del terremoto, según los moradores.

Rosa Matilde Macías, de 63 años, habitante de la ciudadela Rodríguez Lara, donde el Presidente presentó el proyecto, reclamó por la provisión de agua potable, pues desde hace dos meses el líquido no llega a la tubería, dijo. El presidente Correa se apresuró a contestar a su grito explicando que el agua potable y el alcantarillado son una competencia municipal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (8)