1 de noviembre de 2015 08:53

Flor de azalea fue la primera y última canción que se escuchó en radio Tarqui

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 88
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 14
Betty Beltrán

Sesenta años transmitiendo, pero ayer viernes, 30 de octubre, se silenció el dial 990 AM, de Radio Tarqui. Una estación pionera y la palestra para varias figuras de la música, del humor y del periodismo deportivo.

Corría el año de 1955 y Gustavo Herdoíza León, más conocido como el maestro Juanito (+), solicitó un crédito para comprar una consola de radio. El tema de la radiodifusión ya le había enganchado.

El técnico italiano Luiggi Rotta instaló en transmisor, su costo: 287 000 sucres. Mucho dinero, por eso mismo se lo pagó a plazos, empeñando grabadoras y máquinas de escribir.

Enseguida vino la inauguración, justo el 27 de febrero, para que coincida con la fecha cívica de la Batalla de Tarqui. Aquel día, en un pequeño local de la calle Flores, la primera canción que sonó en el dial fue Flor de azalea, del Trío Los Panchos.

Pasaron los años y Herdoíza León tuvo que buscar espacios más amplios y mejores. Luego alquiló una casa con patio ancho, pues se acostumbró a producir programas en vivo. Primero fue en San Agustín, luego en La Tola, le siguió San Francisco y por último en la calle Benalcázar.

Al final buscó algo propio y compró la casa N-715 de las calles García Moreno y Olmedo. La inauguración de la nueva etapa de la radio estaba prevista hacerla el 27 de febrero de 1977.

Aquel día el Trío Los Panchos estaba de gira por el país y el maestro Juanito los contrató para que toquen, como aquel primer día de transmisión de Radio Tarqui, Flor de azalea. Fue una linda coincidencia, cuenta Herdoíza Leiva.

Esa misma canción, después de la despedida del viernes, se dejó escuchar en el dial de la 990 A.M. Eran las 09:00.

Tradicionalmente en Tarqui trabajaron 50 personas, pero 60 años después terminó con 10: tres locutores, Marco Lugmaña, Wilson Robalino y Gustavo Carrera), una periodista (Erika Zapata Martínez), el gerente de la estación, Hernán Herdoíza Leiva, y cinco colaboradores más.

Últimamente la estación tenía siete programas: Tarqui al Amanecer, Noticiero Ahora, Maestro Juanito, Entre Amigos, Tardes con Tarqui y dos noticieros más (independientes). Aunque los espacios emblemáticos fueron otros: El apagón, La hora sabrosa y Cante usted si puede.

Con El Apagón, al filo de la medianoche, los quiteños despedían el Año Viejo y daban la bienvenida al Año Nuevo. A eso de las 23:45 se revivían los principales sucesos políticos y económicos del año que estaban finalizando, y se lo hacía en medio de una dramática cuenta regresiva que dan a conocer cuántos minutos y segundos faltaban para finalizar el año.

Ese espacio era conducido por el maestro Juanito, también colaboraron Wilson Robalino y Walvin Vargas. El 31 de diciembre del año pasado se emitió por última vez y con la voz de Gustavo Herdoíza León. En esa ocasión, el programa tuvo una audiencia de 300 000 personas por la web, afirma Herdoíza Leiva.

La Hora Sabrosa fue otro de los programas emblemáticos de Radio Tarqui. Se dejó de hacer en 1978; sin embargo, se mantiene en el imaginario popular y en el recuerdo de los oyentes. Hasta la actualidad se siguen reproduciendo, en Youtube, los audios de los cachos.

Por ese espacio pasaron las explosivas voces de Raspadura, Bizcocho, El Negro, Condorito, Canelazo, Caretorta, Cariucho, Viruta, Omoto, Mechudo, Chinchoso... Los cachistas turnaban sus intervenciones y el público decidía su eventual eliminación a partir de la pregunta: ¿sigue o sale?

Y Cante usted si puede fue un concurso de aficionados y en donde nacieron tantos artistas. Allí se escuchó a Julio Jaramillo, Olimpo Cárdenas. Es más, el primer mano a mano entre estos dos grandes de la música ecuatoriano se dio en esta radio en 1956 o 1957.

Cada uno de los programas tenía una duración de dos meses, pues había ensayo, selección y concurso. Era un Viña del Mar en chiquito y Rubén Barba, creador de la canción A mi lindo Ecuador, fue el primer ganador. El último programa que se hizo fue hace 10 años, ya que el costo de la producción era muy alto, admite Herdoíza Leiva.

También incursionaron en radioteatro: Un hombre llamado Jesús, La ciudad que se negó a morir, Con los pies derechos por el camino de la vida y Leyendas y tradiciones (alrededor de 100 producciones).

La época de oro de Radio Tarqui fue la década de los 70. Y se convirtió en el semillero de los más importantes locutores deportivos que tuvo el país: Carlos Efraín Machado, Carlos Rodríguez Coll, Patricio Jarrín y muchos otros.

Por todo eso, Tarqui se convirtió en la emisora de las multitudes. Y siempre pionero. Y ahora se ha silenciado. Un silencio que, aspira Herdoíza Leiva, será temporal… Porque aquellos programas emblemáticos de la T grande de Quito ya pasaron a ser parte del patrimonio inmaterial de la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (31)
No (3)