29 de October de 2012 00:03

Vía hacia el valle, foco de delincuencia

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mario Galindo, de 15 años, no olvida el día cuando regresaba a las 14:00 de su colegio y fue interceptado por un carro verde justo cuando le faltaba 10 metros para ingresar al pasaje que conduce a su casa, ubicada en el Puente Dos de la autopista General Rumiñahui, en el sur oriente. Tres sujetos armados le apuntaron con una pistola, le robaron la mochila y su celular.

Este caso no es aislado a la largo de la autopista, sobre todo en los puentes Dos, Tres, Cuatro y Cinco. En estos sectores los asaltos son frecuentes. Sin embargo, no hay cifras de los robos que allí se registran. Según el coronel Willian Martínez, sub jefe del Distrito de Policía Los Chillos, esto se debe a que las personas no denuncian los atracos.

Al respecto, Galindo contó que no lo hizo porque le parece una pérdida de tiempo. El joven cree que nunca se dará con el paradero de los ladrones. Silvia Mesías, moradora del Puente Cuatro, comparte la opinión del estudiante. Hace dos meses ella fue víctima de un robo por un vendedor de caramelos. Sucedió mientras esperaba un bus que la lleve a Quito. “Como no me robaron mayor cosa, creo que ni atención le pondrán a mi caso”.

Los robos en los barrios aledaños a la autopista no son recientes. En el sector del Puente Dos estos sucesos llegaron a un nivel alarmante, por lo que los vecinos se organizaron para prevenir los atracos. En el sector conocido como Los Condominios, los moradores anunciaron medidas extremas para quienes sea encontrados robando.

Teresa Ortiz, parte de la directiva del barrio, recuerda que hubo una temporada en que todos los días las personas eran víctimas de robo. Los ladrones tenían las mismas características: delincuentes en motos y carros, o supuestos vendedores informales que los despojaban de todo. Las víctimas también compartían similitudes: mujeres y estudiantes.

Esta medida, asegura la con seguras. Allí los gendarmes están desde las 06:00 hasta las 21:00 de lunes a viernes. “La sola presencia policial disminuye la delincuencia”, manifestó Martínez.

Los asaltos no solo se registran en las paradas. En junio pasado un bus interparroquial fue asaltado a la altura del Puente Dos. Allí dos sujetos a bordo de una moto interceptaron al transporte e hicieron que el conductor se detenga. A uno de los pasajeros le arrebataron USD 3 000 que había sacado de un banco en Sangolquí. El robo se produjo a las 14:00.

Tomando en cuenta ese caso, hace 15 días la estrategia policial es combinada ya que los robos también se producen en los buses. Ahora no solo están en las paradas, también realizan controles de forma encubierta.

Los policías viajan en el transporte público y también se colocan en las paradas. Martínez indicó que todavía no hay detenidos. En los próximos días se analizará la medida para ver si se hace cambios o se la extiende.

Verónica Cedeño, moradora del Puente Tres, se siente segura con la presencia policial. La joven cuenta que hace tres meses un tipo que repartía tarjetas en los buses intentó robarle y que desde entonces temía cada vez que iba a la parada. La joven espera que la medida se mantenga y se incrementen los controles policiales en las paradas.

Datos

Puentes. Las paradas más inseguras a lo largo de la autopista General Rumiñahui son la dos, tres, cuatro y cinco. En promedio existen tres barrios por puente.

Policía. Personal de la Policía de Medioambiente y del Distrito Los Chillos son los encargados de colaborar en los patrullajes y controles en estos lugares.

Denuncias. En el Distrito de Policía Los Chillos existen 13 Unidad de Policía Comunitarias. Allí las personas pueden realizar sus denuncias.

Cifras. Según el Observatorio Metropolitano de Seguridad desde el enero del 2011 hasta septiembre de de este año el 24% de los robos en la calle son de los celulares.

Punto de vista

Ricardo Camacho. Exp. Seguridad

Impunidad

Que las personas no denuncien los robos es un fenómeno que se produce en el Ecuador y América Latina, al cual se lo denomina la cifra negra. Esto obedece a la falta de resultados que las personas obtienen de las denuncias, es una falta de confianza en los procedimientos legales. Sobre todo en el caso de la autopista, ya que allí roban carteras y celulares, los cuales son objetos que no superan los USD 500. Solo cuando están asegurados las personas hacen la denuncia. En el país la cifra negra supera el 90%. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)