27 de May de 2010 00:00

Una vía estratégica de Sangolquí se cierra parcialmente 90 días

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

La repavimentación de la av. General Enríquez, en Sangolquí, se inició ayer. A las 09:30, la Policía cerró un carril de la vía, que va desde la calle Jipijapa, frente a la Academia de Guerra, hasta la calle Bahía de Caráquez (150 metros aproximadamente).

Una hilera de conos reflectivos y dos carteles advertían sobre el desvío a los conductores que circulaban en sentido El Triángulo-Sangolquí. Ellos debieron tomar el carril que va en sentido contrario para formar un contraflujo en ese tramo. El control estuvo a cargo de dos policías.

Joselo Yépez se sorprendió al observar la maquinaria frente a la oficina de encomiendas donde trabaja. Salió hasta la vereda para averiguar lo que sucedía. “No nos avisaron de las obras, pero es una buena noticia. La vía está en pésimo estado”.

El director de Obras Públicas del Municipio de Rumiñahui, Iván Alvarado, aseguró que los trabajos de mejoramiento de la calzada demorarán tres meses.

Los trabajos se ejecutarán luego de que el Cabildo de Rumiñahui firmó un convenio con el Consejo Provincial de Pichincha para el mejoramiento de la vialidad en el cantón.

A las 10:00, la maquinaria estaba lista para iniciar los trabajos de reparación vial. Alvarado informó que se mejorarán 4 kilómetros de vía, desde el sector de El Triángulo hasta la avenida Abdón Calderón.

Esta vía es una de las arterias que conecta a Quito con la ciudad de Sangolquí y descongestiona la av. General Rumiñahui y El Triángulo. En los costados de la vía hay negocios de todo tipo, por lo que existe movimiento comercial y turístico.

Las obras se cumplirán por etapas. La primera comprenderá desde la calle Jipijapa hasta la calle Abdón Calderón, en el carril que va en sentido El Triángulo-Sangolquí. La segunda fase será en el carril contrario, para finalizar con la repavimentación del tramo que va desde la Jipijapa hasta El Triángulo.

Alvarado reconoció que ese último tramo es el más difícil para trabajar, porque la vía es más angosta y no hay parterre.

Matilde Oscusho tiene un negocio de comidas típicas en ese tramo de la Gral. Enríquez, donde la vía es de dos carriles. Ella afirma que los trabajos le afectarán, pero es una obra necesaria para mejorar la circulación.

Según la Policía, hay dos alternativas para evitar el embotellamiento: la vía a Capelo y la av. General Rumiñahui.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)