1 de August de 2010 00:00

El tránsito en Quito copó su agenda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Mauricio Bayas P.

Dos hechos convirtieron a julio del 2010 en el mes más difícil para el alcalde Augusto Barrera, en su primer año de administración municipal.

Eso lo reconoce el propio Burgomaestre. El primero, dice, fue el rechazo de los comerciantes a la creación de una empresa que intentaba administrar los 54 mercados y ferias libres.

Hubo dos marchas masivas, en las que 4 000 comerciantes bloquearon el Centro Histórico.

El otro tema espinoso fue el de la recolección de basura en el centro y en el sur de la urbe, en las dos primeras semanas de julio. A inicios de ese mes la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo) asumió la recolección en esos sectores.

La tarea empezó con errores que ocasionaron la acumulación de basura. Eso obligó a Barrera a reconocer que hubo equivocaciones en el plan operativo.

La noche del 31 de junio en las calles Carlos Fortines y Baltasar Carrión, en el Comité del Pueblo, en el norte, hubo un deslave que dejó a seis familias sin viviendas. Este desastre puso a prueba el plan de prevención.

“Ese deslave y los incendios forestales del 2009 han sido problemas difíciles”, dice Barrera.

Admite que en su agenda la prioridad han sido los temas de movilidad. Decisiones como el pico y placa y los convenios para avanzar en la construcción del metro fueron medidas para mejorar la movilidad. En su informe argumentó que el 68% de ciudadanos respalda que la restricción se extienda a todo el día.

Pero no todos los anuncios se han cumplido. Por ejemplo, las mejoras en el servicio de transporte urbano, el transporte masivo (trole y ecovía) y el funcionamiento de los corredores viales del sur, todavía no se concretan.

Jorge Yánez, presidente de la cooperativa Translatinos, afirma que la responsabilidad de no iniciar la operación del Corredor Sur Oriental, que cruza la av. Maldonado, también ha sido por falta de una decisión política.

La transportación no es el único sector insatisfecho con lo realizado en el primer año. Carlos Castellanos, dirigente de los comerciantes informales, comenta que la burocracia municipal ha frenado la regularización de los comerciantes informales.

El gremio presentó propuestas que no se han ejecutado. El mismo desazón se siente en La Michelena. Carlos Arroyo, vendedor informal, denuncia que en las calles de esta zona hay robos y que es insegura.

El plan de integrar una Policía Distrital aún no concluye. Recién se inició la capacitación a los policías y la creación de los consejos zonales.

Para Barrera, un tema “extenuante” ha sido la renegociación del contrato del nuevo aeropuerto de Tababela. “Muchas obras dependen de este proyecto”.

Aeropuerto

El contrato anterior

El Alcalde heredó problemas con el contrato del nuevo aeropuerto. Al asumir el cargo, ya existía un llamado a audiencia por parte de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha al ex alcalde Paco Moncayo, por el presunto peculado. Además, la Corte Constitucional dictaminó que las tasas aeroportuarias, que eran cobradas por Quiport, eran públicas. Eso implicaba que el concesionario no podía utilizar esos recursos para ejecutar la obra. El reto fue renegociar el contrato y no paralizar las obras, que ya estaban retrasadas. Otro problema fue la construcción de la vía a la nueva terminal.

La renegociación

Augusto Barrera llamó a la renegociación del contrato apenas inició su período. En octubre del 2009 se sentaron a negociar: Quiport, el Municipio y los bancos internacionales. Sin embargo, las consecuencias de la revisión del documento afectaron a la construcción en Tababela. Barrera estimó que en seis meses estaría lista la firma del nuevo contrato, pero hasta el momento no se concreta el proceso. Según el documento que se firmará, Quito participará del 26% de las ganancias que genere el aeropuerto. La ciudad recibirá un rédito de USD 877 millones por los 35 años de concesión.

Corredores viales

Otra herencia

En agosto del 2009, en el primer mes de gestión, hubo un acercamiento con los representantes de las operadoras de tránsito. En esa cita se determinó que en 30 días, las 11 operadoras debían conformar una sola empresa para la operación del corredor suroriental de la av. Maldonado, en el sur. Una ordenanza obligaba a negociar con los dirigentes de las operadoras históricas. Las discrepancias entre los buseros dilató el proceso. En abril del 2010, se rompió todo el diálogo que empezó en el 2006. La negociación con los operadores del corredor suroccidental todavía no ha empezado.

Cambio de ordenanza

Para encaminar la operación del corredor suroccidental, el primer paso fue modificar la ordenanza que obligaba al Cabildo a negociar con cada una de las 11 operadoras históricas. Esa reforma también permitió tomar la decisión de entregar la operación del corredor a la Empresa Trolebús y convocar a licitación. La resolución se tomó en junio de este año. Así recién se espera que el corredor empiece a funcionar desde septiembre. Sin el acuerdo, los buses convencionales seguirán operando en la av. Maldonado. Ese mismo procedimiento está previsto en el corredor suroccidental de la Mariscal Sucre.

Túneles

Una obra necesaria

El cierre de los túneles San Juan, San Roque y San Diego fue considerada una obra prioritaria en el Plan Maestro de Movilidad. Hubo una justificación para el cierre de la red que une al norte con el sur y viceversa: la polución causada por 3 156 vehículos que circulaban cada hora (según la Policía) contribuyó al deterioro de los ductos construidos en 1978.Luego de 31 años de su apertura, se planificó un mantenimiento completo, pues en 1996 solo se cambiaron las cámaras. La medida causó más congestión en otras vías de la capital.

La nueva imagen

Dos días antes de que entrara en funcionamiento el pico y placa, el sábado 1 de mayo, se habilitó la circulación por los tres túneles.En total, se repavimentaron 13 600 m² de vías en los ductos de San Juan , San Diego y San Roque. La obra se planificó para 90 días. A pesar de eso, la Empresa Metropolitana de Obras Públicas (Emmop) realizó la reapertura 14 días antes de lo previsto en el cronograma. La entrega anticipada de los trabajos se cumplió como parte de las medidas para mejorar el tránsito. La apertura ayudó a la aplicación del pico y placa.

Pico y placa

Un primer anuncio

En el 2009, en noviembre, fue el primer aviso que se preparaba un plan para aliviar la congestión . Sustentado en un estudio del 2008,la Alcaldía argumentó que los autos privados se incrementaron y que en las calles había 415 000 automotores. En los cálculos se dijo que el parque vehicular se incrementa anualmente en más de 40 000 carros. Hubo tres condiciones impuestas por el Cabildo para la implementación de la medida: el diseño de un mecanismo de control, reforma a la Ordenanza 247, la campaña de difusión y sensibilización y otras medidas complementarias.

La aplicación

Antes de ejecutar la medida de restricción se realizó un estudio. Según el Municipio, ese análisis demostró que en enero y febrero, los datos establecían un nivel de apoyo de mitad a favor y mitad en contra de la medida. Luego, el respaldo a la restricción se incrementó al 72%. Con simulacros y una fuerte campaña informativa, el 3 de mayo comenzó el plan. Las horas de aplicación fueron en los dos horarios de mayor congestión vehicular (de 07:00 a 09:30 y de 16:00 a 19:30). Así, los conductores afrontan la restricción, según el último dígito de la placa.

Metro

La megaobra

Dentro del plan de movilidad y desde el primer día , el proyecto macro de la actual administración es la construcción de un metro. Según la propuesta, este iría desde la cabecera del aeropuerto, en el norte, hasta la zona de El Recreo, en el sur. Garantizó que desde el primer día se realizarían los estudios de factibilidad técnica y financiera.Hubo cálculos que determinaron que el metro pudiera llegar a costar entre USD 70 millones y USD 80 millones el kilómetro. Es decir, hasta USD 800 millones. Además, planteó la posibilidad de un acuerdo con el Gobierno, que apoyó el plan.

Firma de convenio

Como parte de esa iniciativa, el 19 de noviembre del 2009, se firmó el Estatuto de Coordinación de Seguridad Ciudadana. Este acuerdo fue la base para definir mecanismos de operación entre el Ministerio de Gobierno, Policía y el Municipio. Eso se firmó en la Sala Capitular del convento de San Agustín, en el Centro Histórico. Lo suscribieron el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, el Alcalde y el comandante general de la Policía, Freddy Martínez. Como parte del plan, en julio, recién se inició la capacitación para los policías.

Mercados

Hoja de ruta

Una extensa lista de prioridades definió el Cabildo. Legalización de barrios, prevención de riesgos, la creación de una empresa de comercialización que regule los mercados, entre otros, fueron colocados sobre la mesa de trabajo en las ocho Secretarías creadas en la administración municipal. El trámite burocrático y legal que se siguió también obligó a encontrar un nuevo modelo en el manejo de los procesos y recursos. El ofrecimiento fue atender necesidades urgentes de los ciudadanos.

Avance paulatino

El plan de crear una organización que administre los mercados se frustró. La oposición radical de los comerciantes, con marchas incluidas, desbarató el proceso y obligó a una visita en cada mercado para explicar la finalidad del proyecto. Los artículos de la ordenanza fueron sometidos a cambios. Con respecto al plan de riesgos se elaboró un atlas donde se identifica a las zonas vulnerables. Para la legalización de barrios se crearon oficinas en cada administración zonal. Fueron legalizados 14.

Basura

Críticas a Emaseo

La primera vez que se refirió al trabajo de recolección de basura de la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo) fue en noviembre del año pasado. Lo hizo cuando estuvo en debate la deuda de la empresa con Quito Limpio. En aquella ocasión cuestionó los problemas sindicales y económicos que aquejaban a la Empresa por la administración de anteriores gerentes. Cuestionó que en los patios de Emaseo se quedaran recolectores subutilizados y anunció un nuevo modelo en el manejo de recolección.

El espaldarazo

El nombramiento de Carlos Sagasti como gerente de Emaseo fue el primer paso en la reestructuración de la empresa. También se renovaron los edificios y se cambió el modelo administrativo. Así Emaseo fue repotenciada. Este año recibió 10 camiones nuevos y logró el respaldo del Directorio para que inicie la recolección en el centro y en el sur, desde el 1 de julio. Al quinto día, Barrera debió subirse a un recolector para identificar los problemas y admitir los errores en la tarea encomendada.

Comerciantes informales

Sin acuerdos

A los 19 días de iniciada la administración se realizó la primera marcha de los comerciantes informales. En la sala de sesiones, los dirigentes de 68 asociaciones escucharon que la Alcaldía sí apoyará las mejoras en sus condiciones de trabajo. En noviembre, volvieron a reunirse para reclamar la lentitud en el avance de los proyectos en el Comité del Pueblo y en La Michelena. Este año, en febrero, cuando exigían una nueva reunión, los vendedores se enfrentaron con la Policía Metropolitana.

Hubo dos foros

El 24 de febrero, en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo, hubo un compromiso de avanzar en los planes. Esa misma fecha se realizó un censo. El 10 de junio de este año recién se presentaron maquetas gráficas de lo que se planifica construir en La Michelena y en el Comité del Pueblo. Ambas obras tienen trabas. También se organizó el segundo foro. El Municipio alcanzó un acuerdo con los informales, pero no fue reconocido por los dirigentes de los mercados. Las ventas siguen en las calles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)