11 de June de 2012 00:00

En el Quito Tenis se circula a 30 km por hora

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Quito Tenis es el primer barrio en ser declarado Zona 30. Esta designación, dada por el Municipio, obliga a los conductores a circular por los sectores residenciales a 30 kilómetros por hora.

“Según un estudio técnico, esta velocidad le da a los conductores la capacidad de una reacción inmediata, lo que reduce la posibilidad de accidentes”, explicó Fernando Carrillo, presidente del Comité del barrio.

Como parte de las actividades para festejar esa designación, los moradores organizaron una carrera denominada ‘5k a 30’.

Se realizó por las principales calles de la zona. 600 vecinos se inscribieron previamente.

Desde las 08:00 de ayer se cerraron las calles: Hidalgo de Pinto, Los Cabildos, Sarmiento de Gamboa, Alcabalas, Pedro Rodeña, Francisco Feijoó, Mariano Echeverría, Pedro Gosseal, Brasil y Azkúnaga. El punto de inicio fue el Parque Suecia.

A las 08:10, después de intervención de la banda musical de La Policía Nacional se dio la señal de salida. Niños, jóvenes y adultos mayores recorrieron la ruta señalada para llegar hasta la parada final:El Parque Azkúnaga.

Los familiares de los participantes prefirieron ‘cortar camino’ y sorprenderlos en algunas intersecciones para darles ánimos, tomarles fotos o filmarlos. María de Cárdenas fue una de ellos. Mientras esperaba el paso de sus nietos María José y Juan Antonio, comentó que la declaratoria del barrio como Zona 30 era una medida necesaria. “Por aquí pasan los autos que se dirigen a la Occidental, la Brasil o a la av. De La Prensa, a unas velocidades impresionantes, lo que representa un peligro para los transeúntes”.

Aunque muchos de los vecinos ya empezaron a practicar esta medida, todavía hay quienes la irrespetan o dicen desconocerla.

Cecilia Luzuriaga, que seguía a su esposo e hijo llamó la atención a tres conductores que, a pesar del comunicado, irrespetaron las vías destinadas a la carrera.

Al llegar a la meta, los participantes entregaban los chips y recibían una maleta con un refrigerio, una toalla y una medalla.

Todos los concursantes participaron de la rifa de 60 premios donados por las empresas auspiciantes. También recibieron masajes musculares y participar en las sesiones de yoga.

Para Verónica Murgueytio, administradora del barrio, lo que se busca a través de estas actividades es que los moradores se apropien de los espacios públicos y se conozcan, para lograr la unidad y seguir trabajando para mejorar el lugar en el que viven.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)