17 de August de 2010 00:00

Las tasas generan más debate

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

El vicealcalde de Quito, Jorge Albán, dijo ayer que se alistan varias mesas de debate para tratar a fondo el tema de las tasas y los mecanismos para financiar el plan vial de Quito.

En los próximos días, explicó el Vicealcalde, el Cabildo detallará las fechas y el cronograma de las mesas de trabajo donde se discutirán las posiciones de las universidades, organizaciones sociales y grupos ciudadanos.

Sobre una posible consulta popular, por parte del vicepresidente de la República, Lenín Moreno, Albán sostuvo que esta pudiera ser una medida extrema si existiera conflictividad en la aplicación de tasas.

A su vez, Carlos Ribadeneira, ex presidente de la Cámara de la Pequeña Industria de Pichincha, explicó que la medida generará un impacto local.

“Muchas fábricas tienen vehículos a diésel, con los que mueven su producción. Las tasas generarán un impacto en la economía de la ciudad. Es un sacrificio adicional que se le pide al pueblo y esperamos que vaya encaminado al pueblo”.

El empresario espera que en la difusión de la medida no se gaste tanto dinero en propaganda. Más bien que esos gastos sean canalizados a los planes viales que el Cabildo impulsa.

Asimismo, se anunció la organización de una marcha en contra de las medidas que anunció el Municipio para financiar el plan vial; se alista para la próxima semana.

Natasha Rojas, presidenta nacional de la Confederación Unitaria de Barrios del Ecuador, habló de la movilización. Dijo que para el miércoles 25 se prepara esta marcha a la que asistirán organizaciones barriales, comerciantes, estudiantes , etc.

La Secretaría de Movilidad del Distrito propuso la semana pasada que se estudia la implementación de una tasa a la gasolina. Esta sería del 5% a la extra y 10% a la súper. También la creación de peajes urbanos, de los que aún no se saben detalles, y otra tasa a los carros nuevos que sería del 7%. Con esos recursos, el Cabildo pretende financiar el plan vial de Quito, que consta de 11 proyectos, y que tiene un costo de USD 573 millones.

La propuesta de poner esa tasa al combustible se ampara en el artículo 179 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización. Este fue aprobado la semana pasada por la Asamblea Nacional.

Ese articulado da la potestad a los gobiernos autónomos descentralizados de crear, mediante normas regionales, tasas y contribuciones especiales por los servicios que son de su responsabilidad, para obras que se ejecuten dentro del ámbito de sus competencias.

“Con la finalidad de establecer políticas públicas, esos gobiernos podrán fijar un monto adicional referido a los impuestos a los consumos especiales y al precio de los combustibles”, precisa el art. 179. Al final señala que “esa facultad tributaria es extensible a los gobiernos autónomos descentralizados de los distritos metropolitanos”.

COMBUSTIBLE

El negocio del gas se afectaría

Ivonne Lara cree que la posible tasa que busca implementar el Municipio al costo de los combustibles sí afectaría a su bolsillo.

La mujer, de 25 años, recorre diariamente las calles de Carcelén, Los Mastodontes y del Comité del Pueblo, en el norte de la ciudad. Lo hace con su camioneta Ford blanca, modelo 1978. En esta transporta 30 cilindros azules, cada uno de 15k de gas.

En su jornada la acompaña un joven, quien le ayuda a despachar los cilindros a los usuarios.

Lara gasta a diario USD 6 de gasolina extra en sus recorridos. Es decir, el consumo mensual de combustible llega a USD 144. Ella trabaja de lunes a sábado, desde las 06:00 hasta las 15:00. En ese lapso, casi siempre logra comercializar las 30 bombonas de gas que transporta.

Si la tasa a la gasolina se concretara, sus ingresos disminuirían. Con la venta de cada cilindro apenas gana 0,19.

“Nos afectaría a toda la familia”, dice Lara. Ella y su esposo están al cuidado de sus dos hijos, de siete y cinco años.

Con la nueva medida tampoco podría ampliar su actividad a otros barrios del norte debido a que esto le representaría ‘tanquear más’.

A sus egresos debe sumar el costo por el mantenimiento de su vehículo. Actualmente invierte USD 160 al mes en el chequeo del carro. El pago a su ayudante le representa otros USD 160.

ALQUILER

El cliente asumiría las tasas

En la empresa de renta de automóviles Budget se analiza el anuncio municipal sobre el tasa a la gasolina, los peajes urbanos y la tasa a los autos nuevos.

Para Paola Sánchez, coordinadora de Marketing de Budget, la medida encarecerá en un 2% y hasta en un 3% el precio de la renta de autos en esta empresa.

Los precios de alquiler de carros en la compañía van desde USD 38 hasta 102 por 100 kilómetros de recorrido.

Ella dice que esas medidas sí repercutirán en el negocio, “pero la afectación será directamente en los bolsillos de los clientes”.

Cuando se alquila un vehículo, lo entregan con el tanque de gasolina lleno. Y cuando un usuario devuelve un auto, también debe entregarlo con el tanque lleno de combustible. “Ese gasto lo deberá asumir el cliente”.

Lo mismo sucederá, explica Sánchez, con los peajes urbanos. “Lo que cueste cada peaje será asumido por el usuario”.

Sin embargo, la ejecutiva no cree que estas medidas disminuyan clientela. Dice que el usuario se acostumbrará a pagar esas tasas y, por necesidad o turismo, alquilará los vehículos pese a que el costo de sus gastos será más elevado.

En feriados es cuando la gente alquila más automóviles, según Sánchez. En el último feriado, Budget entregó 80 carros.

En días ordinarios el promedio es de cuatro carros por día.

MOTOCICLETAS

‘La moto no se debe incluir’

En caso de que se aplique un incremento al costo del combustible, las motos no deberían estar incluidas. Esa es la posición de Ricardo Rocco, representante de la Asociación Ecuatoriana de Motociclismo.

El bajo consumo de combustible y contaminación, además del poco espacio que ocupan en la vía, son las razones que da Rocco para que las motos sean exoneradas de la medida.

“Los impuestos y peajes deben aplicarse a los autos grandes”.

Una moto consume la décima parte de combustible en relación a un automóvil. En una motocicleta para la instrucción de alumnos en la Escuela de Conducción se gasta cerca de USD 5 a la semana. Entre las 12 motos de la escuela se paga cerca de USD 240 en combustible, al mes. Según Rocco, la última opción sería transferir el aumento de gastos a los clientes.

Él reconoce que el impacto económico en los motociclistas sería menor que en otros tipos de vehículos. “Pero, el impacto acumulado entre quienes trabajan en sus motos sería considerable”. En Quito se calcula que existen unas 35 000 motos.

Gustavo Quilca, un mensajero motorizado, dice que los gastos extras por costos de combustibles saldrán de su bolsillo.

Para trabajar de 09:00 a 00:00, Quilca gasta entre 10 y 15 dólares semanales. “En las empresas no van a reconocer el gasto extra en combustible”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)