12 de March de 2012 00:02

El San Juan de Dios revive a través del testimonio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

Los testimonios y objetos recuperados reviven la cotidianidad del Hospital San Juan de Dios, donde ahora funciona el Museo de la Ciudad.

Los relatos sobre la vida y la muerte se exponen al público en una sala de esta antigua casa de salud, abierta hace 447 años.

Los visitantes podrán conocer la enfermería del siglo XVIII , los objetos que pertenecieron al hospital y los testimonios de las personas que tuvieron alguna experiencia en el San Juan de Dios.

“La exposición está en construcción. Con los aportes de la gente seguiremos recuperando la memoria del Hospital San Juan de Dios”, mencionó Eloy Salazar, guía del Museo.

Jorge Tapia (52) acudió con su familia a conocer cómo era el hospital. Él tuvo un familiar que fue atendido en esta casa de salud.

“En 1945, mi padre Tobías Tapia había sufrido un accidente en unas minas y había estado hospitalizado aquí por casi dos meses, porque se fracturó la pierna. Nos contaba que la atención había sido muy buena”.

La muestra se divide en dos partes. En la primera se construye un relato de lo que fue la vida en el Hospital San Juan de Dios, a partir de escenarios armados con objetos antiguos. Una cuna metálica de color celeste, con su colchón, su almohada y un toldo de tul blanco, representan el nacimiento. Este objeto, al igual que otros que se encuentran en la exposición, fueron donados por la gente o recuperados.

A continuación, colocados detrás de unos cristales, están los juguetes que usaban los niños en el hospital. Hay una máquina de coser celeste, un carro metálico y una pizarra negra pequeña.

En carteles pequeños se ven las ilustraciones de los personajes del hospital. Por ejemplo, el protomédico, el barbero (dentista), el boticario, el ropero, etc. Los visitantes que acuden a la exposición podrán conocer una fresa dental (equipo que usaban los barberos para curar los dientes) de inicios del siglo XX. Este artefacto metálico funciona a pedal. Hay un microscopio, tubos de ensayo, una ampolla y la agenda de Lino Cárdenas, un médico que trabajó en el hospital.

También se exhiben rosarios, relicarios, una cruz de mármol gris que se colocaba a los muertos que no tenían nombre. La momia de una criatura, a la que se le distingue parte de sus pies y la faja en la que estaba envuelta, está en una vitrina. En el centro de la sala hay tres álbumes que recogen fotos en blanco y negro de las personas que estuvieron en este hospital. Además, en una de las paredes se reproduce un video de los testimonios que dieron alrededor de 60 personas, quienes ayudaron a reconstruir parte de la historia del Hospital San Juan de Dios.

En otro sector de la sala se recreó la enfermería, donde se atendían a los pacientes de todas las condiciones sociales.

Hay un padre betlemita, que alimentaba a los enfermos con alimentos con alto contenido en grasa y una hermana de la Caridad, que preparaba los remedios con los productos de la botica. Las monjas de la Caridad también brindaban apoyo espiritual a los familiares de los pacientes.

En las camas hay enfermos terminales, quienes pintaban en los techos de los cuartos, con vela o cartón, cruces u otras figuras religiosas.

La exposición será permanente, con el objetivo de preservar la memoria histórica y documental de esta edificación patrimonial, en el Centro Histórico.

Historia y atención

El pasado 9 de marzo, el Hospital San Juan de Dios cumplió 447 años desde su apertura.

En el edificio patrimonial funciona el Museo de la Ciudad.

El Museo está abierto de martes a domingo, de 09:30 a 17:30. Las entradas cuestan USD 3 para adultos y USD 1 para niños.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)