Rodas lleva en sus genes el bichito político

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Byron Rodríguez V. Editor

Mauricio Rodas Espinel respiró los avatares de la política desde la niñez.

El Alcalde lleva en sus genes la política. Desde los 5 años no veía el Chavo del Ocho. Ni Plaza Sésamo. Le interesaban los noticieros de los canales. Su juego favorito: participar en elecciones familiares compitiendo para ser el 'alcalde o el presidente de la familia'.

Ponía tanto afán -en la amplia casa de las calles Eloy Alfaro y G. Alemán- que él, sus amigos y hermanos mayores, Ximena y Armando, le ayudaban a confeccionar afiches en cartulina con una leyenda: Mauricio, alcalde y presidente de la familia.

Su contrincante era Andrea, otra hermana mayor. Ella llegó de Malasia, donde residió tres años por trabajo, para asistir a la posesión de Mauricio Rodas, al igual que su numerosa familia de Manabí, Guayas y Pichincha, signada por el bichito político. "El lema de sus campañas infantiles: Mauricio es servicio. Daba unos encendidos discursos, entre los 5 y los 6 años, que cualesquiera se quedaba con la boca abierta".

El testimonio era de su madre, doña Victoria Espinel, una elegante guayaquileña. Ella, a los 75 años, se define como "la política número uno de este clan que ha hecho de esta actividad una herramienta de servicio a la comunidad".

Vestía un traje terracota. De amplia sonrisa se alisó el pelo castaño y con orgullo habló de la magnífica educación que dio a sus hijos, en orden de edad: Sandra (53 años), Ximena (49), Armando (48), Andrea (42) y Mauricio (39).

Armando, Mauricio y Sandra son abogados. El primero también estudió Economía en una universidad de EE.UU. Mauricio completó su preparación con un posgrado en Política y Administración de Gobierno en Pensilvania. Ximena es psicóloga y Andrea estudió negocios internacionales.

[[OBJECT]]

Victoria Espinel vio los objetos, cuadros y muebles, de su confortable departamento en Jardines de El Batán. El Pichincha apenas se dejaba ver, cubierto por la lluvia.

Doña Victoria miró una vitrina de 9 bailarinas de porcelana. "Las quiero mucho. En mi infancia viví en Urdesa, Guayaquil; estudié ballet en la Academia de Inge Bruckman". Un colage de una marina le emocionó. "El pintor fijó la arena, las pequeñas conchas y troncos de mar, cada vez que puedo vuelo a mi Guayaquil".

Enumeró la extensa saga política. "El más antiguo: mi abuelo, Armando Espinel Velásquez, luchó en las huestes alfaristas. Alfaro lo quería mucho y le nombró gobernador de Manabí; mi abuela, Mariana Mendoza de Espinel, le apoyó en sus batallas". Ramón Espinel Mendoza, el tío, presidió, durante varios años, la Cámara de Agricultura de la Zona 2.

El hijo de este, Ramón Espinel Martínez, fue ministro de Agricultura, entre el 2009 y el 2011, en el Gobierno actual.

La saga política sigue: Armando Espinel Elizalde, hermano, dirigió la Cartera de Turismo en el régimen de Sixto Durán Ballén (1994-1995) y en el quinto velasquismo (1968-1972) fue secretario de la Administración. Marcos Espinel, primo de Victoria, fue ministro de Agricultura (1987 y 1988).

Su padre, Armando Espinel Mendoza, fue senador por Manabí, a los 19 años, luego del triunfo de La Gloriosa (28 de mayo de 1944), donde participó. "Mis ancestros de Manabí, los Espinel-Elizalde, fueron políticos de cepa, apasionados".

El hermano del Alcalde, Armando, dirigió el Ministerio de Finanzas con Alfredo Palacio.

Victoria se casó, por primera vez, a los 22 años. Humberto Hidalgo Intriago, el primer esposo, murió en el accidente de Área, en Chugchilán. Nació Sandra Hidalgo, la hija mayor. A los 28 contrajo matrimonio con Gustavo Rodas Torres, de Cañar. Funcionario de la Contraloría y diputado por Cañar (en los sesenta y setenta). Luego tuvo su estudio jurídico. Fue amigo del padre de Victoria. Se enamoraron. Él murió hace tres años. Siempre iban a la finca familiar de Cañar.

Andrea Rodas llevaba a su pequeño en brazos. Evocó que cuando Mauricio se graduó, en el Colegio Tomás Moro (1994), los compañeros le pidieron que hablara en el discurso final. "Hemos estudiado para hacer patria. Allá vamos", dijo.

A los 18 años, el hoy Alcalde tuvo una hija, Adriana Rodas M., quien estudia en Carolina del Norte. Cumplió 19 años y seguirá Ciencias Políticas.

Los orígenes
El padre de Victoria, senador desde los cuarenta, se llamó Armando Espinel Mendoza. La madre, Victoria Elizalde Herrería. Los hermanos de Victoria: Armando, Martha y María Rosa. Los tíos paternos han sido propietarios de haciendas productivas en Babahoyo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)