10 de March de 2012 00:04

Redescubriendo los tesoros del Centro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Las iglesias, calles angostas, casas, plazas y piletas del Centro Histórico guardan historias, personajes, leyendas y misterio. La arquitectura colonial es la mejor preservada de Latinoamérica, por eso, Quito fue nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1978.

El Centro Histórico hay que recorrerlo a paso lento. Hay que tomarse el tiempo para conocerlo. Los 62 edificios renovados en el 2011 esconden sus años, pero no su historia. El Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) tiene proyectado hasta este mes, realizar la rehabilitación de 40 edificios patrimoniales de la ciudad.

El Centro de Arte Contemporáneo (antiguo Hospital Militar) es una parada obligada en el descubrimiento de la capital. En el 2008 abrió de nuevo sus puertas, pero en esta ocasión fue al arte.

El edificio no mantiene su estructura original. Sus salas, dormitorios y patios tuvieron varios usos durante 100 años: desde sanatorio, pasando por cuartel y hasta refugio de personas indigentes. Actualmente, sus altas paredes y grandes patios sirven para realizar exposiciones y eventos.

En conmemoración al Mes de la Mujer, el pasado miércoles se instaló la exposición ‘Cartas de Mujeres’. Hasta el 8 de abril se exhibirán más de 10 000 misivas que detallan los derechos y los diversos tipos de violencia relatados desde las mujeres.

Es inevitable pasar por alto el mirador, ubicado en los exteriores del Centro de Arte Contemporáneo. La distancia que separa al visitante del tráfico atascado hace sentir una ciudad calmada y amable. La vista se pierde antes de poder contemplar los valles y los extremos de la ciudad.

No tan lejos, se levantan las cúpulas de la Basílica del Voto Nacional, consagrada en 1988. Pese a que técnicamente no se ha terminado de construir, es una de las iglesias más llamativas de la capital. Su arquitectura integra gárgolas inspiradas en la fauna del país, como armadillos, iguanas y tortugas. Los soportes del templo están sobre una colina escarpada al noreste. Se la divisa desde diferentes puntos de la urbe.

En la parte posterior de la iglesia hay tres miradores. Dos permiten ver los tejados de las casas del Casco Colonial y desde el tercero se ve el interior de la edificación. Desde el altar, que está junto a la puerta de ingreso, se puede mirar el Panecillo en todo su esplendor, a través de un agujero en la pared en forma de corazón.

Desde cualquiera de las dos elevaciones se divisa un sendero que las une desde hace 1 500 años. Ese sendero es la Calle de las Siete Cruces o como actualmente se lo conoce, calle García Moreno.

La ruta fue identificada por los Incas para comunicar al Panecillo con la loma de San Juan o Yavirac, cerros que pudieron haber sido centros de adoración y observación del dios Sol y la diosa Luna, además de servir como fuertes militares.

Las siete cruces de la calle García Moreno son siete símbolos de la cristiandad, siete historias de fe, siete episodios de una ciudad que en poco tiempo sufrió grandes transformaciones.

El recorrido se inicia en la iglesia de Santa Bárbara, en la intersección de la calle Manabí. Una cuadra hacia el sur se encuentra el monasterio de La Concepción, donde se ubica la segunda cruz. En la Plaza Grande, diagonal al monasterio, se encuentra la Catedral y caminando hacia el sur está la iglesia de El Sagrario.

Atravesando la Plaza de la Independencia se encuentra el Palacio Arzobispal. Después de una larga caminata, es necesario tomarse un descanso y almorzar rodeado de un ambiente colonial en los restaurantes del sector.

Para finalizar un recorrido que recuerda la historia, en el Centro Cultural Metropolitano hay exposiciones temporales con gran regularidad y con varios tipos de arte. Por ejemplo, muestras fotográficas, pintura, escultura, etc.

El edificio, que está ubicado en las calles García Moreno y Espejo fue construido por los jesuitas y con el transcurso de los años sus espacios fueron destinados para varios usos. El espacio más extenso del edificio es compartido con la Biblioteca Municipal.

Tradición, arte, música, personajes, balcones, iglesias, campanarios describen el corazón de Quito. A diario se abren caminos en una ciudad que se transforma en paredes y color, pero conserva su esencia en su gente e historia.

Recorridos

Centro de Arte Contemporáneo.  Está ubicado en la calle Luis Dávila y Venezuela, en el sector de San Juan. El horario de atención es de martes a domingo, de 09:00 a 16:30.  

Centro Cultural Metropolitano.  El horario de atención es de 09:00 a 17:30, de martes a sábado. Los domingos y feriados, de 10:00 a 13:00. Entrada libre.  

Plaza Grande.  Varios restaurantes ofrecen  platos tradicionales de la ciudad. Están ubicados en la parte baja de la Catedral y del Palacio Arzobispal. 

Ruta Turística.   La empresa Quito Turismo ofrece recorridos en buses especiales de dos pisos, para conocer la ciudad.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)