18 de May de 2011 00:01

La reapertura de la Simón Bolívar alivia el tránsito y las molestias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Autos, busetas, camionetas y buses pasaban despacio, pero fluidamente, a las 07:20. Policías de Tránsito controlaban que hubiera orden. Un letrero luminoso advertía que se debía circular con precaución y a una velocidad máxima de 40 km por hora.

El área estuvo cerrada al tránsito vehicular desde el 2 de mayo, cuando un derrumbe del talud ocasionó la muerte de cinco personas. Desde entonces, se han realizado trabajos en el sitio, para evitar nuevos accidentes fatales en el talud de 650 metros.

Ayer se reabrieron los tres carriles del lado oriental de la vía. Los otros tres carriles tienen una pared de protección, según Mauricio Almeida, gerente de Obras Públicas de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

La pared a la que se refiere el técnico se trata de un montículo de tierra colocada en los tres carriles que están cerrados. Esta sirve como una barrera de protección, en el caso de que haya nuevos deslizamientos en el lugar.

Sin embargo, Almeida dijo que ya no hay riesgo. La intervención convirtió el talud de 50 m de alto en uno de 35m, tras la construcción de una terraza de 400 m de ancho. Se retiraron 30 000 m³ de material. “Eso hace que tengamos una probabilidad prácticamente nula de que se repita un evento como el del 2 de mayo”, explicó.

Aún así, el temor en ciertos usuarios de la vía persiste. Ayer, Alejandra Ramírez dijo que usa la avenida, pero que le asusta que pueda repetirse un deslizamiento en ese o en otros tramos.

La vía periférica enlaza el norte con el sur de Quito y también con los valles de Tumbaco y Los Chillos. Además, permite que quienes ingresan desde Guayllabamba, Calderón y otras zonas lleguen al sur, sin necesidad de cruzar a través de la urbe. Por eso, su cierre causó congestión. En cambio, ayer hubo fluidez.

Por la av. Simón Bolívar también circulan furgonetas con pasajeros. Wilson Castro, por ejemplo, hace recorridos de Chillogallo a la av. Granados. “Estos días estaba complicado, porque tocaba darnos la vuelta por encima de La Forestal y salir. Eso aumentaba una media hora de recorrido”.

Castro añade que el cierre le significó un mayor gasto en combustible. Por eso, decidió acortar su trayecto y ofrecer el servicio únicamente desde La Forestal hasta la av. Granados.

Germánico Pinto, gerente de la Epmmop, supervisó la apertura de la vía. Advirtió que habrá un control estricto, por la seguridad de los usuarios en dos puntos: en la gasolinera de Petrocomercial, a la altura de la Ludoteca y en La Forestal. Los trabajos en el talud se realizarán todo el día, pero con mayor intensidad entre las 22:00 y 05:00, porque la vía estará cerrada en ese lapso.

La mañana de ayer no hubo problemas en la apertura, excepto por la llegada de algunos transportistas pesados que pretendían cruzar por ahí, pese a que su tránsito está prohibido.

La reapertura parcial de la avenida benefició a usuarios como Wladimir Aguirre, quien a diario se traslada desde la Ferroviaria Baja hasta Carapungo. Durante el cierre, debió ingresar a la ciudad y hacer trasbordos, lo que aumentó su tiempo de viaje de 45 minutos a dos horas. Ayer, lucía contento, porque utilizó un solo vehículo.


El tiempo de circulación  mejoró  en las vías alternas  


A las 07:30 de ayer, el tránsito en la av.  Napo, en el sur, registró  menos congestión. La circulación mejoró  en los dos sentido (norte-sur y sur-norte). Eso se evidenció desde la Pasteurizadora Quito hasta la Villa Flora.


Jaime Chinachi, conductor del bus urbano, unidad 34, de la cooperativa Translatinos, contó los beneficios que tiene la descongestión de las calles del sur.


Él  recorre desde hace cinco años la ruta  Guajaló - Seminario Mayor, que va por la av Colón, 12 de Octubre, Velasco Ibarra, Napo y Maldonado.  Según Chinachi, en las últimas dos semanas  el tiempo de recorrido aumentó  por la  congestión, principalmente en la avenida Maldonado, en el sur.


La apertura de la av. Simón Bolívar produjo una disminución en las vías alternas.  A lo largo de la  Maldonado, desde la Villa Flora hasta Guajaló, el tránsito fue menos congestionado “Se sintió una reducción de 20 minutos al tiempo de recorrido de la ruta”.

Marcelo Cevallos, de la Policía de Tránsito, confirmó  que el tiempo de circulación    en las avenidas Maldonado, Napo,  Alonso de Ángulo y Mariscal Sucre mejoró.


Mientras estuvo cerrada la Oriental, en  las rutas alternas hubo trancones porque los 40 000 vehículos utilizaron estas vías. El Municipio  informó que la circulación seguirá restringida al transporte pesado por estas vías.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)