18 de January de 2011 00:00

Precursores independentistas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 15
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 9
Contento 22

El quiteño Eugenio de Santa Cruz y Espejo (1747-1795), el caraqueño Francisco de Miranda (1750-1816) y el santafereño Antonio Nariño (1765-1823) son las figuras más destacadas como próceres de la independencia de las colonias hispanoamericanas en Sudamérica.

Los tres sobresalieron como intelectuales promotores del pensamiento ilustrado, fueron críticos severos del régimen colonial y alentaron la independencia frente a España.

Miranda fue decisivo revolucionario. Además de haberse incorporado al servicio militar en España, trató con diversos gobiernos europeos. Definido por las ideas sobre la libertad participó directamente en las fuerzas por la independencia de los EE.UU. (1776) y en la Revolución Francesa (1789).

Es el único americano que tiene su nombre grabado en el Arco de Triunfo de París. Pero, además, fue el primero en intentar la independencia efectiva de Hispanoamérica con la primera expedición armada sobre Coro (1806), en Venezuela.

Imaginó la creación de una gran nación continental hispanoamericana con el nombre de Colombia (por Cristóbal Colón), bajo un emperador al que se llamaría Inca. Simón Bolívar lo reconoció como “venezolano universal”.

Nariño, quien también llegó hasta Europa, fue el traductor de los “Derechos del Hombre” nacidos en la Revolución Francesa, documento que circuló en las colonias clandestinamente y por el cual fue perseguido y apresado. Impulsó un casino literario al que llamó ‘Arcano de la Filantropía’. También estuvo comprometido en conspiraciones para derrocar al Virrey, lo que le valió nuevas prisiones.

Gracias a la Junta de 1810, Nariño fue liberado y después pasó a ser Secretario del Congreso de las Provincias de Nueva Granada. Años más tarde también participaría en el Senado de la naciente república.

El quiteño Espejo no llegó a Europa. Su pensamiento ilustrado se forjó en las lecturas clandestinas de los revolucionarios de aquel continente. Tampoco llegó, como Miranda, a organizar expediciones armadas. Trató con Nariño y como él, impulsó la formación de un círculo de lectura y debate de ideas llamado ‘Sociedad Patriótica de Amigos del País’, similar también a otras Sociedades de Amigos que nacieron en España e hispanoamérica.

Espejo se convirtió en un gran difusor del pensamiento ilustrado a través de numerosas obras.

En forma a veces abierta y otras veces más difusa, cuestionó el régimen colonial y la situación en la que se hallaba la Audiencia de Quito, con una economía derrumbada, en medio del descuido y la carencia de luces de sus gobernantes.

Trabajó clandestinamente a favor de la independencia, que la iniciaron sus discípulos. Fundó el primer periódico ‘Primicias de la Cultura de Quito’, cuyo primer número circuló el jueves 5 de enero de 1792. En él exaltó la cultura del “quiteño”, término que a la época se refería a la gente del país de Quito que hoy se llama Ecuador.

Espejo, Miranda y Nariño, conectados por los mismos ideales en un tiempo común a sus vidas, forman parte del patrimonio histórico de Latinoamérica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (9)