1 de June de 2012 00:03

Ellos pintaron los dibujos para tarjetas navideñas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Desde las primeras horas de la mañana de ayer, la Plaza de la Independencia, en el Centro Histórico de Quito, se convirtió en una galería de arte al aire libre.

Al pie de las gradas de la iglesia de La Catedral, representantes de la Fundación Olimpiadas Especiales y organizadores del ‘Concurso de Pintura 2012’, colocaron 12 caballetes de madera para exhibir a partir del mediodía los diseños ganadores.

En el lado sur de la plaza se instalaron siete carpas blancas. En cada una había seis mesas. Ese fue el espacio destinado para que cada infante realice su dibujo o pintura.

¿Las reglas? Solo una: cada participante debía entregar su trabajo en un tiempo máximo de una hora y 30 minutos.

Los dibujos guías estaban permitidos y la técnica fue de elección de cada niño.

Antony Salinas tiene 10 años, pero tiene la estatura de un niño de 6 años. Es delgado y lucía una camiseta blanca y una gorra celeste. El pequeño trabajó en el diseño de un árbol de Navidad en forma de una camiseta. Antony estudia en la Fundación ‘Ayudemos a vivir’, ubicada en Conocoto, y padece de un leve retraso mental.

Su maestra, Tatiana Fonseca, permanecía detrás de una cinta anaranjada que bordeaba las carpas. Miraba con atención el trabajo que realizaba su estudiante y le recordaba los sitios que aún faltaban de colorear.

Frente a él estaba Ángela Mideros, de 12 años. Ella pintó con acuarela a la Virgen María y al Niño Jesús. A las 11:00 se acabó el tiempo para que los niños realizaran sus dibujos. La mayoría de ellos terminó. Los diseños ganadores serán impresos en las tarjetas navideñas de la Fundación Olimpiadas Especiales.

María José Cueva, directora ejecutiva, comentó que se inscribió a 100 niños y que los fondos que se recojan de la venta de las tarjetas serán destinados para la construcción de centros educativos para niños con discapacidad.

Los pequeños artistas disfrutaron de la presentación del Ballet Jacchigua integrado por jóvenes con discapacidad. Recibieron obsequios y un refrigerio.

En otro sector de la ciudad, en la cafetería del Hotel Hilton Colón (Sal y Pimienta), la celebración a 40 niños de la Fundación El Triángulo fue con uno de los postres preferidos: el helado.

Desde las 10:00, los niños disfrutaron de una función de títeres, juegos y actos de magia.

Uno de los momentos más esperados fue la preparación del helado más grande. El chef Pablo Zambrano llamó la atención de los pequeños cuando mostró una copa de cristal, semejante a una pecera. Ahí colocó trozos de fruta picada: melón, sandía, papaya, frutilla, uvas. Luego puso trozos de galleta y un poco de vino blanco. Enseguida colocó la primera base de chocolate y seis bolas de helado de diferente sabor.

El paso final fue la decoración. Más chocolate, almendras grageas y osos de goma.


Luis Llumiquinga tiene 10 años y no podía dejar de mirar la golosina. Le llamaban la atención los colores de las grageas. Ese ingrediente fue el que degustó primero. Cada niño recibió una copa de helado.

Además, todos los pequeños tuvieron la oportunidad de preparar su propio helado, decorándolo con diferentes ingredientes, sabores y salsas facilitadas por los trabajadores del hotel. Los pequeños vivieron su fiesta.

El concurso
La venta de los productos  se realiza cada año.  Las ganancias se destinan a la edificación de los centros educativos para niños especiales  a escala nacional.
Las delegaciones  fueron de    Santo Domingo,     Orellana, Zamora, Cañar,       Imbabura, El Oro, Cotopaxi, Loja, entre otras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)