26 de August de 2010 00:00

Los peatones y los conductores no respetan los semáforos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

La luz verde del semáforo peatonal se encendió pero nadie cruzó la calle. Los transeúntes que esperaban afuera de la terminal de buses en La Marín esperaron que los autos, que circulaban por la avenida Pichincha, se detuvieran por completo en el semáforo para pasar.

El irrespeto a los semáforos peatonales ha generado una actitud de temor en la mayoría de personas que utilizan los cruces peatonales.“Los conductores no respetan el semáforo peatonal. No me siento segura”. Ese fue el comentario de Patricia Trávez, quien frecuenta la parada de buses interparroquiales.

El tránsito de personas y ve-hículos en La Marín es intenso.

El claxon de algunos vehículos hacía correr a más de un transeúnte que se aventuraba a cruzar con la luz peatonal en rojo.

En menos de 10 minutos, al menos cinco conductores y más de una veintena de peatones lo hicieron sin respetar la luz del semáforo.

Ninguno de ellos fue sancionado por los tres gendarmes que regulaban el tránsito en el lugar.

El policía Jorge Gaibor dijo que la cantidad y recurrencia de las infracciones hace difícil sancionar a todos los infractores.

Según Gaibor, hasta las 11:00 del pasado martes había emitido cinco boletas de citación a los conductores que no respetaron las señales de tránsito.

Para el control se organizan operativos especiales. La Dirección Nacional de Tránsito presenta sus datos: en el 2009 hu-bo 1 070 peatones sancionados por no transitar por las aceras o zonas de seguridad en Quito.

En lo que va del año se registran 416 citaciones emitidas.

Valeria Grijalva cruzó la avenida Pichincha con luz verde. Detrás de ella varias personas pasaron la vía con la luz del semáforo en rojo. Grijalva dijo que decenas de peatones, día a día, no respetan las señales de tránsito.

La imprudencia del peatón es la cuarta causa de accidentes en la capital. En el 2009, de 5 502 accidentes registrados por la Policía, 578 (11%) fueron por esta causa. En ese mismo año se contabilizaron 1 199 atropellos y arrollamientos.

El mayor Juan Zapata, portavoz de la Policía, explicó que la mayoría de estos accidentes están relacionados con el irrespeto a las señales de tránsito de peatones y conductores.

Judith Lema contó que hace un mes escapó de ser atropellada por un conductor que se pasó la luz roja del semáforo en La Marín. El pasado martes, a diferencia de otras personas, ella esperó hasta escuchar la alarma del semáforo para alcanzar la calle García Moreno, en el Centro.

La aguda alarma del semáforo empezó a sonar al mismo tiempo que una figura verde empezaba a moverse en el panel del semáforo peatonal.

Los 25 segundos del semáforo se terminaban y la figura verde caminaba más rápido en el panel, al igual que los últimos peatones que cruzaban la calzada.

Cuando María De la Cruz dejó de escuchar el sonido de advertencia hizo regresar a sus pequeños hijos, quienes se disponían a sortear la calle.

El constante irrespeto a los semáforos peatonales también se evidencia en otros sectores de la ciudad.

En la parada del trole de la avenida Teniente Hugo Ortiz y Ajaví, Sonia Pullas ha visto a más de un conductor pasarse la luz roja de un semáforo peatonal.

“No hay respeto para el peatón”, dijo. En esa avenida los carros, buses y las unidades del trole circulan velozmente.

En Quito existen 1 491 semáforos peatonales en 848 intersecciones semaforizadas. El Municipio administra 480 intersecciones y la Policía, 368.

Rosario Quezada sostuvo que en la parada España existe el mismo problema. Ahí las luces del semáforo peatonal no funcionan. Tampoco se escucha una alarma de advertencia.

Los conductores de un bus y dos taxis apenas frenaban antes de pasarse la luz roja del semáforo peatonal, la mañana del pasado martes.

José Llanusunta, conductor de un taxi, reconoció haber irrespetado la luz roja de los semáforos en otras ocasiones.

“Eso pasa en la noche y madrugada, para evitar ser asaltado.

En el día, hay que tener cuidado en los semáforos peatonales, incluso si están en verde para el conductor, porque hay personas que cruzan sin ver”.

En la avenida Teniente Hugo Ortiz, entre las avenidas Ajaví y Alonso de Angulo, no había policías. “Hace falta control. Sin embargo, también es necesario aprender a respetarnos entre peatones y conductores”, dijo Pullas, antes de pasar con luz verde el semáforo peatonal en la parada Ajaví y esperar que los conductores se hayan detenido por completo.

Según el reglamento de la Ley de Tránsito, el peatón sí tiene derecho de paso en los casos en que tanto él como el conductor tengan derecho de vía en una intersección, cuando el automotor vaya a girar hacia la derecha o izquierda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)