Parqueaderos de borde con más demanda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Andrés García Redactor

Antes de que se inicie el horario del pico y placa, los conductores que circulan por vías restringidas saben que deben hallar un buen sitio para estacionarse. Algunos, como Williams Quito, de 40 años, utilizan los denominados estacionamientos de borde que habilitó el Municipio.

En su caso, es usuario frecuente del parqueadero de Zámbiza. A su criterio, estos sitios son una opción para los conductores que, obligatoriamente, deben retirar sus carros de circulación. Aunque, reconoce que hay falencias.

Tres son los problemas que encuentran los usuarios: mayor demanda, falta de transporte que los conecte con líneas urbanas y carencia de señalización para peatones.

Tras estacionar su camioneta, Williams Quito debe ir hasta la av. El Inca para tomar un bus y trasladarse hasta su trabajo.

Esto lo hace porque el servicio de transporte que inicialmente existía ya no tiene la misma frecuencia: cada 30 minutos. Por eso, debe ver alternativas. Hay unidades que aparecen cada 45 minutos, pero es demasiado tiempo.

Este es el único de los cuatro parqueaderos con este servicio. Eso lo sabe Carlos Ortiz, quien el miércoles pasado dejó su vehículo en ese estacionamiento ubicado en la av. De las Palmeras. En su caso, para ingresar al perímetro de restricción utiliza los buses que circulan por el sector.

Aunque una vez terminada la hora de la medida, a las 19:30, el retorno al estacionamiento se complica. Esto ocurre porque en el exterior hace falta más señalética o un semáforo que le ayude a cruzar por esa transitada vía, que se conecta con las avs. El Inca y Simón Bolívar.

No todos los choferes pueden llegar a los cuatro estacionamientos de borde (ver infografía). En algunos casos, las plazas de estacionamientos están copadas. Según información remitida por la Epmmop, desde el inicio de operaciones de los parqueaderos, en el 2010, el número de usuarios se incrementó considerablemente.

Por ejemplo, el estacionamiento de El Condado en su primer año de operaciones recibió a 3 823 usuarios. En el 2013, en cambio, 22 618 conductores dejaron sus vehículos en ese sitio durante el pico y placa.

Algunos choferes, como Cristian Llerena, deben orillarse donde, literalmente, les coja la hora para evitar la multa.

Hace algunas semanas, él debió estacionarse a la altura de la av. Colón. Otros conductores lo hacen en sitios estratégicos que facilitan seguir con su ruta hacia los trabajos u hogares.

A lo largo de la av. Simón Bolívar es posible ver a decenas de conductores que se orillan en el carril derecho de esa vía, mientras se cumple el tiempo de la medida. Así lo hizo el miércoles pasado Maritza Báez, quien aparcó su vehículo a la altura del Mirador del Valle, ubicado 500 metros al norte del desvío a Guápulo. Al igual que ella, otros dos conductores que tenían el pico y placa ese día aguardaron en el lugar.

"Aquí es mejor. En la av. Simón Bolívar no hay restricción y cuando ya son las 19:30 puedo avanzar sin problemas".

En un recorrido hecho por este Diario, se verificó que quienes optan por dejar su vehículo al costado de la av. Simón Bolívar, encienden sus luces de parqueo para alertar a los conductores que vienen por detrás. Esta escena se replica en distintos puntos: los redondeles de El Inca y La Lira; Carapungo, La Forestal...

4 843 Sancionados por el pico y placa en lo que va del año. 

Haga click aquí para ver la infografía.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)