2 de December de 2010 00:00

Dos orejas a Andy y cornada a Rafaelillo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez EL COMERCIO

Con dos orejas -una por toro- el rejoneador Andy Cartagena resultó el triunfador de la tercera corrida del abono quiteño 2010, en el que el matador de toros español Rafael Rubio, ‘Rafaelillo’, resultó con una cornada limpia de 25 centímetros de pronóstico menos grave. El ecuatoriano Álvaro Samper tuvo un discreto desempeño.

Con algo más de media entrada se lidiaron toros de los hierros de Santa Coloma y Peñas Blancas deslucidos . Apenas el corrido en segundo lugar dio posibilidades al espectáculo.

Andy Cartagena hizo un templado inicio de faena en el caballo Fortuna, de cruza luso-árabe. Dejó dos rejones de castigo para cambiar de monta y ejecutar a lomos de Cisne -lusitano- un quiebre, un cuarteo y adornarse con una pirueta.

En el caballo Andaluz, hispano del hierro de Herdoíza, fue aplaudido en dos banderillas al violín y finalizó en De opus, otro caballo portugués, con el que hizo exhibición de alta escuela antes de colocar dos banderillas cortas y matar de rejón contrario y trasero. Le concedieron una oreja.



En el cuarto de la tarde, el rejoneador de Benidorm contó con un ejemplar que embestía bien al capote del auxiliador pero que se mostraba remiso a acudir a las cabalgaduras. Tras dos rejones de castigo en Fortuna dejó una banderilla tras un cuarteo de frente y prefirió sacar a De opus para volver a hacer pasos de doma clásica y colocar un par al violín y tres banderillas cortas de la misma naturaleza. Con un par a dos manos entró por los cuartos traseros del toro. Tras un rejonazo cortó otra oreja.

Rafael Rubio, ‘Rafaelillo’ confirmó su alternativa con el primero de la tarde, un manso de Peñas Blancas que mostró problemas. Lo recibió de capa con tres largas cambiadas donde la res evidenció su total falta de fuerza por lo que pasó el tercio de varas con un puyacito de Mario Almeida. Tras recibir los trastos del padrino de confirmación Álvaro Samper, el torero español elaboró una faena firme donde cuidó al toro por derechazos de buena factura hasta que el toro se paró. Intentó por naturales con valor y entrega y acabó con un pinchazo y una estocada muy defectuosa.

En el quinto, el torero de Murcia salió dispuesto al triunfo y dio buenos lances de capa a la verónica, engarzados con chicuelinas y rematados con una revolera. Los subalternos Gabriel Caza, que dejó un gran par, y Paco Muñoz, cumplieron bien el segundo tercio. Se fue decidido Rafaelillo con dos pases de rodillas, cambió de manos para darle un natural y el toro, que se llamaba Bicho, se comportó como tal. Le tiró al matador una cornada certera en el muslo izquierdo por lo que lo condujeron de inmediato a la enfermería y acto seguido rumbo a Novaclínica para ser intervenido. Samper pechó con el toro que lucía medio pitón ensangrentado por la cornada y que avisaba. No tuvo fortuna, a tal punto que se dejó el toro vivo tras recibir una fuerte voltereta.

El matador español fue operado de una cornada limpia de 25 cm en la cara externa del muslo izquierdo con trayectoria hacia arriba y adentro que no presentó lesiones vasculares ni nerviosas. Además, otra trayectoria superficial. Pronóstico, menos grave, según informó telefónicamente . Patricio Bucheli, a la periodista Carmen Toledo del programa Torerías de Radio Quito.

En su primero el diestro nacional recibió con verónicas de buen aire ante un toro que empujó al caballo del picador Braulio Almeida. Samper realizó un lucido quite por navarras rematado con una serpentina. Fue aplaudido en banderillas el subalterno El Patatas. Lidió con corrección Antonio Campana, cumplió El Hacha cerrando el tercio. El toro era tan soso como mirón yÁlvaro no terminó de cruzarse pese a que logró una buena serie con la mano izquierda. Nuevos ensayos sobre ambos pitones pero el toro se paró pronto. Mató de dos pinchazos y estocada delantera y caída. Apenas escuchó unas palmitas.

En el sexto y tras el mal momento el toro de su compañero, Álvaro se balanceó bien en verónicas, lance que repitió con buen son en el quite de capa. El toro soso no transmitía y el diestro ensayó con tanta porfía como con tímidos resultados tanto por derechazos como por naturales para concluir su labor con un abaniqueo y un desplante con ambas rodillas en tierra para demostrar al público que la res no había colaborado con el lucimiento. Mató de un pinchazo tendido mientras los espectadores salían de la plaza mostrando decepción por el resultado.

Hoy continúa el abono con un festival. Anuncia a Enrique Ponce, Fandi, Castella, Cayetano, Samper y Campuzano con reses de Mirafuente y Huagrahuasi.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)