4 de July de 2011 00:01

Las obras públicas dificultan la movilidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En la ciudad se realizan trabajos de rehabilitación de plazas y calles para mejorar la accesibilidad y movilidad de peatones y autos. Sin embargo, durante el tiempo en que estas obras se llevan a cabo, peatones y conductores sufren molestias e incomodidades. Los transeúntes deben ir por la calzada debido a los arreglos o caminar sorteando obstáculos sobre la acera.

Desde el pasado 6 de junio, en la calle Arenas, frente al Colegio Mejía, en el sector de La Alameda, entre la calle Vargas y la av. 10 de Agosto, se ejecutan obras para el arreglo de las aceras norte y sur y la creación de un paso peatonal. Son cuatro cuadras de vereda que están en reparaciones.

Héctor Loor, dueño del local Compu 2000, ubicado en la Arenas y Juan Larrea, dijo que las modificaciones son necesarias. “Lo que molesta, de estas obras, es el polvo. También se hace difícil caminar por la vereda por lo que están abiertas”.

Para caminar a lo largo de esta calle, los peatones deben utilizar la vereda sur ya que la acera norte, en reparación, está cercada con paneles metálicos y no hay lugar para que las personas caminen por ahí. La otra opción es transitar sobre la calzada junto a las láminas de metal que cubren la obra.

Entre la Manuel Larrea y la av. 10 de Agosto, hay vehículos estacionados en ambos lados de las veredas. “La gente parquea su carro bien pegado a las latas, pero ocupa más espacio de la vía y hay menos lugar para que otros autos pasen”, contó Tulio Zapata, quien cuida los autos en esa cuadra.

Margarita Romo, directora Ejecutiva del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), explicó que los arreglos que se hacen en esta calle son parte del Proyecto de Rehabilitación Integral Urbano Arquitectónico. “Las obras avanzan en torno a la estrategia de revitalización del Centro, fortaleciendo la conservación y puesta en valor del espacio público.

Además se realizan trabajos de mejoramiento en las aceras del eje de la av. 10 de Agosto, desde la calle Santa Prisca hasta la Riofrío. Y por la Luis Felipe Borja hasta la calle Estrada.

Otra obra que forma parte del proyecto de rehabilitación incluye trabajos en la Plaza Indoamérica, ubicada en las avenidas América y Pérez Guerrero, al frente de los edificios de la Universidad Central. Desde el 20 de abril, se ejecutan obras de rehabilitación que comprenden trabajos de recuperación en la plaza, la pileta y la plazoleta, situada frente al edificio de la Facultad de Administración. Está previsto que la intervención finalice el 28 de agosto.

Las obras en este lugar han afectado, especialmente, a los estudiantes de la Universidad Central. Nicole Arce y José Luis Tarco, estudiantes de Odontología, comentaron que por los trabajos en la plaza se ha levantado mucho polvo. Juan Chiluisa, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas, contó que en los recesos de clases descansaban en la plaza. “Nos relajábamos un rato, ahora no podemos ni caminar tranquilos porque los ladrones tienen donde esconderse y no hay policías”, confesó Chiluisa.

Mercedes Moposita vende mango verde en un pequeño parterre en las avs. América y Pérez Guerrero. La mujer explicó que desplazarse por la acera de la plaza es complicado. “Hay piedras sueltas y huecos. Una tiene que saltar y esquivar cosas”.

En otro sector de la ciudad, en la Plaza Santa Clara, localizada en las calles Rocafuerte y Benalcázar, en el sector de San Roque, también se llevan a cabo trabajos de rehabilitación. La obra arrancó en enero de este año y se estima que concluya en julio.

Nancy González, dueña del negocio Ecuamusic, situado en la calle Benalcázar, frente a la plaza, contó que ha sufrido algunos inconvenientes por los arreglos en la plaza. “Me he enfermado por el polvo. Esta obra se ha demorado mucho. Dijeron que para abril estaría lista, y nada”.

En una carta, con fecha del 20 de junio, firmada por moradores y vecinos del sector, se pide al Municipio que termine rápido la obra. Los vecinos reclaman que se analice la posibilidad de que se cubra en algún porcentaje el perjuicio económico ocasionado por la ejecución de la obra.

Por la plaza caminaba Dolores Padilla. La mujer contó que pasa todos los días por el lugar. Confesó que, a pesar de estar de acuerdo con los trabajos para mejorar el Centro, hay cosas que la molestan. “Rompen las veredas pero no nos dan un espacio para caminar y me toca bajar a la calzada para pasar por algunos lugares. Además hacen un hueco, lo tapan y lo vuelven a abrir”.

Carmen Cifuentes manejaba un Chevrolet rojo por la Rocafuerte. Esperaba que cinco personas subieron al bus, que circulaba por la Benalcázar y doblaba por la Rocafuerte, para avanzar. La repavimentación de la 5 de Junio obligó a los conductores de buses a desviarse por esa ruta. “El tráfico ya es complicado. Los conductores se exasperan y los peatones invaden la calle, porque caminar por la vereda es un reto”. Tardó 20 minutos desde la García Moreno hasta la Imbabura.

Los proyectos

En las tres obras se invirtió USD 2 513 137. El costo de la rehabilitación de la Plaza Indoamérica es de USD 1 013 157. En la recuperación de la Plaza Santa Clara y alrededores se gastó USD 849 980. Y en los trabajos de la calle Arenas y la av. 10 de Agosto cuestan USD 650 000.

La estrategia del plan de rehabilitación contempla la conservación del patrimonio edificado y un plan de vivienda especial para el Centro Histórico.

Está previsto que las obras en la calle Arenas y la av. 10 de Agosto finalicen en noviembre.

Los trabajos de la Plaza Indoamérica tienen plazo hasta el 28 de agosto. En Santa Clara, la obra terminará en julio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)