27 de June de 2011 00:02

Quito tiene un nuevo museo, el Astronómico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tras dos años de cierre, el Observatorio Astronómico de Quito volvió a abrir sus puertas. Esta vez con una nueva propuesta, el Museo Astronómico.

Por primera vez, el Observatorio expone los instrumentos de las áreas de astronomía, meteorología, sismología y geodesia, que usaron los investigadores desde la creación de esta entidad, en 1873.

El nuevo museo de la capital se inauguró el viernes pasado.

En nueve salas los visitantes pueden conocer una importante colección de instrumentos científicos de los siglos XIX y XX. Entre ellos destacan el Gran Telescopio Ecuatorial Merz y el Círculo Meridiano Repsold. Estas reliquias fueron utilizadas por la Segunda Misión Geodésica Francesa.

En la entrada del edificio principal se observa una placa tallada en mármol. Allí, Carlos María de la Condamine, científico de la Misión Geodésica Francesa, detalló las mediciones de las elevaciones y accidentes geográficos del Ecuador.

[[OBJECT]]

Seis pasantes de la Universidad Central son los guías.

Uno de ellos es Edwin Chinchero, quien da la bienvenida con un cálido saludo. Entre los primeros visitantes del museo el sábado anterior estaban Édgar Betancourt y su hija Sofía, quienes comparten la afición por la astronomía. También Édison Vásconez, quien llevó a sus tres hijos para que conozcan más de las estrellas y el firmamento.

El recorrido se inicia en la planta baja. Las salas están identificadas con el nombre de una constelación. Por ejemplo, Cruz Azul, Tauro, Escorpión y Can Menor.

En la sala Cruz Azul, se muestran los primeros instrumentos con los que contó el Observatorio. Estos eran de fabricación francesa y alemana.

En una urna de cristal está un espectroscopio. Chinchero explica que en su interior tiene lentes, a través de los cuales se observa la composición de los astros. Se guiaban por el color.

En la misma sala hay una escultura del primer director del centro, el jesuita Juan Bautista Menten, quien diseñó y planificó la edificación del Observatorio. En la siguiente área denominada Hidra, la atracción es el gigante Telescopio Meridiano, que ocupa toda a sala. Debía ser operado por tres personas a la vez. Los visitantes también pueden conocer los aparatos que marcaron el desarrollo de la ciencia en el Ecuador, en los campos de meteorología, sismología y geodesia.

Por ejemplo, en la Andrómeda se exhiben instrumentos para medir presiones como barómetros, hidrógrafos, termómetros y anemógrafos. Según Chinchero, estos últimos sirvieron para medir la velocidad del viento y se podía predecir una lluvia o tormenta y cuál era el tiempo de duración. Las salas y pasillos tienen pantallas con las cuales los niños pueden interactuar. A través de ellas se pueden observar las estrellas y los cometas. Una voz los guía en el uso de las aplicaciones.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)