15 de December de 2011 00:03

Niños viven la fiesta de la Navidad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las voces de 5 200 niños de 16 escuelas fiscales del Centro de la ciudad retumbaron en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, ubicada en la avenida 12 de Octubre, en el norte de Quito. “Con mi burrito sabanero voy camino de Belén, si me ven, si me ven. Voy camino de Belén”, se escuchó a una sola voz.

Todos los graderíos estuvieron ocupados por niños de entre 6 y 11 años. Los pequeños llegaron en 10 buses desde sus escuelas para participar de un programa especial por la Navidad.

Vestidos con sus uniformes, haciendo fila de dos en dos y tomados de la mano ingresaron al Ágora. Desde su llegada fueron acompañados por músicos, teatreros, zanqueros y coloridos duendes del grupo Trapos y Garabatos.

El sitio fue señalizado con los nombres de los 16 establecimientos educativos. Allí, cada grupo ocupó ordenadamente su respectivo lugar. Una de las delegaciones más amplias fue la de la Escuela Aurelio Espinosa Pólit. 90 niños de cuarto y quinto años de educación básica se ubicaron en el lado derecho del Ágora.

La alegría se reflejaba en el rostro de Marlon Vaca, de 8 años. Sin quitar la mirada de uno de los zanqueros que hacía malabares, el pequeño saludó con la mano a los artistas y ocupó su sitio.

Globos blancos y rojos, figuras alusivas a la Navidad, como duendes, renos, bastones, campanas y pastores formaron parte de la decoración del escenario. Los adornos eran de cartón y fómix.

A las 09:10, todas las gradas estaban ocupadas. Los infantes permanecían impacientes en sus asientos. Mariela Tipán, de 7 años, esperaba con ansias la salida de los artistas. “Me gustan mucho los magos. La ‘profe’ dijo que aquí se va a presentar uno”, expresó la niña de la Escuela de Práctica Isabel La Católica, ubicada en la calle Montúfar y Rocafuerte.

Después del paso de los músicos desde el escenario se escuchó la voz de un títere que saludó a los niños. “Buenos días”, respondieron en coro los pequeños. El muñeco invitó a los niños a cantar el villancico Mi burrito sabanero. Todos se pusieron de pie y al son de una guitarra y las palmas cantaron entusiasmados.

Para saludar a los niños de las 16 escuelas, los animadores pidieron que un representante de cada plantel se subiera al escenario. Uno de ellos fue Jorge Guaspe, estudiante de quinto de básica del Centro Educativo Intercultural Bilingüe Quito, del tradicional barrio San Roque. Jorge saludó y deseó una feliz Navidad a los asistentes, en español y en quichua.

Otro en expresar su saludo navideño fue Carlos Méndez, de segundo año de básica. Luciendo una nariz roja y una figura de reno hecha en esponja, deseó que todos los niños estén junto a sus familias para festejar el nacimiento del Niño Jesús.

Los duendes acompañaron a los niños a bajarse del escenario y fue el turno de los malabaristas, los acróbatas y los bailarines.

Los villancicos y las canciones infantiles no dejaban de sonar con cada presentación artística. El mago sorprendió a los niños con sus trucos. Invitó a uno de ellos a sacar de su bolsillo un pañuelo. Los pañuelos salían uno tras otro, como si no tuviera fin.

La alegría de los pequeños se reflejaba en sus risas, que se escucharon en el Ágora. Al final del programa, cada niño recibió un refrigerio y una funda con caramelos. Los festejos se harán en todas las administraciones zonales.

Las  celebraciones

Los festejos navideños  para 120 000 niños de las escuelas fiscales del Distrito Metropolitano se iniciaron ayer y durarán hasta la próxima semana.
 
El programa   está a cargo de cada una de las ocho administraciones zonales de la ciudad.

El programa infantil  incluye números de magia, música, baile, títeres, malabares y acrobacias. Grupos artísticos participan en la iniciativa.

Al final del programa  se entregarán fundas de caramelos y refrigerios a todos los niños. Se cantan villancicos.  




Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)