10 de September de 2012 00:14

Las llamas alarmaron a los vecinos de Zámbiza

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los vecinos salieron a las calles y rezaron. Estaban desesperados. Las llamas amenazaban con llegar a su casas. Eran las 14:00 de ayer y en Zámbiza (un sector del nororiente de Quito) la gente se enconmendó a los santos.

Nueve personas se santiguaban antes de entrar a la iglesia y sacar a San Miguel Arcangel.

La imagen llegó a la plaza central. Lo hizo en brazos de los feligreses y recorrió tres cuadras. Todos la tocaban. Pedían que llueva y que el incendio se apague.
Un hombre que cargaba a San Miguel Arcangel tenía cubierto su rostro, pues el humo se apoderó de las estrechas calles.

Álex Pillaza juntó sus manos, miró al cielo y pidió en una oración profunda que el fuego se alejara. En medio de los rezos un cilindro de gas explotó en una covacha. Una persona resultó herida y fue llevada al hospital.

No fue el único caso en el fin de semana. Entre el sábado y el domingo se reportaron al menos 33 siniestros. Esto ocurre pese a que desde el viernes pasado está vigente la emergencia en Quito.

 


[[OBJECT]]

 

En otra zona de Zámbiza, las llamas alcanzaron a una parte de la hostería Bumba Tokilla. Fernando Tufiño, propietario, señaló que el esfuerzo de dos años se convirtieron en cenizas.

30 militares, 12 policías metropolitanos, 20 bomberos trataron de apagar el incendio. Pero la carpintería de Alberto Espinoza ya se había destruido. Solo se quedó con su mandil y perdió sus herramientas. Su casa estuvo a punto de ser afectada, pero las llamas alcanzaron solo el dormitorio. Tres estructuras se dañaron por completo.

Unos tras otros los voluntarios comenzaron a asfixiarse. Un garaje se convirtió en una provisional sala de emergencias.

Los socorristas de la Cruz Roja atendieron a 27 personas. Unos se desmayaron por inhalar humo. Pero también se registraron quemaduras leves.

María Muñoz tiene 80 años y no podía respirar. A ella le rescataron dentro de un quebrada del lugar.

Freddy Valle, de 42 años, padecía molestias en los ojos. La ceniza lo afectó. Otra persona contó que quedó inconsciente, que se desmayó mientras estaba de voluntario. Pidió que no se publicara su nombre, porque no quería preocupar a sus familiares. A esa hora 50 moradores ya habían sido evacuados por seguridad. Ellos fueron trasladados al coliseo y a la casa parroquial.

Las llamas que se iniciaron en la quebrada de Cocotog, en cuatro horas pasaron a Zámbiza y sin tregua amenazaban con llegar hasta Nayón.
Los vecinos trataban de atenuarlas. Hicieron una cadena humana para llevar agua a los lugares que estaban consumiéndose y lanzaban tierra.

Policías y militares también fueron afectados. Hubo un momento en que debieron correr para no quemarse.


[[OBJECT]]


Ayer hubo incendios de Zámbiza, San José de Mojas, cerro Ilaló, Cutuglahua, Guangopolo, Pasochoa, Martha Bucarám, Atacazo y cerro Ungüí.
Según los bomberos, los de Zámbiza, Atacazo y el parque Metropolitano fueron los de mayor magnitud. En el parque Metropolitano se pidió la ayuda del helicóptero de la Policía.

El último reporte de los bomberos (21:00) señaló que el incendio de la quebrada fue controlado aproximadamente a las 16:00. Las llamas avanzaron al otro borde del barranco, en Nayón. Hasta el cierre de la edición, allí no hubo evacuados.

Poblaciones afectadas
En Santo Domingo se   registran, en promedio, cuatro incendios a la semana, según el Cuerpo de Bomberos. La principal causa es la quema de basura en espacios abiertos. Los socorristas tienen un presupuesto anual de USD  3 millones.

Los incendios no cesan   en  Cuenca. El sábado  hubo  seis quemas. En  Caspicorral,   parroquia Quingeo,  el fuego afectó  cuatro hectáreas.

Entre el viernes y el sábado  pasados,  dos incendios  se produjeron en Imbabura y Carchi. Se  calcula  que se destruyeron 500 hectáreas.  En  Imbaya (Imbabura) 82 bomberos  intentaron  controlar un  hecho.  


[[OBJECT]]


 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)