21 de June de 2012 00:04

Juan Acosta oferta billetes y monedas en un quiosco

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1

En la esquina de la av. Patria y 9 de Octubre hay un quiosco, de 1,20 x 1,20 metros, que se destaca del resto donde se vende caramelos y periódicos.

Es el quiosco de Juan Acosta, un milagreño que está radicado en Quito desde hace 20 años.

En su pequeño local están colgados en láminas plásticas billetes de países como Israel, Alemania, Colombia y Cuba.

En una vitrina se exhiben monedas antiguas del Ecuador y hasta ejemplares de las conocidas hachas monedas, que circularon en la época incaica, por los años 1 500. Eran de cobre y su valor estaba relacionado con el tamaño.

Acosta es un coleccionista, en especial de la moneda del Ecuador. Conoce su historia de memoria. Dice que hasta antes de 1928 el dinero era emitido por bancos privados, luego fue el Banco Central. Tiene una muestra de 3 000 billetes ecuatorianos.

Su pasatiempo empezó hace 30 años, por influencia de unos tíos que viven en Europa y se dedicaban a esta actividad. A su colección la clasifica por años, series, firmas, tamaño de letra (fina, gruesa), corte y calidad del papel moneda y hasta por el color.

Un ejemplo es el billete de 10 pesos de Cuba, en el cual está la firma del Che Guevara, como presidente del banco. También tiene un dólar americano acuñado en 1923. Asegura que una moneda del Ecuador de 1842 puede alcanzar en el mercado un valor de hasta USD 20 000.

Cuando llegó a Quito, hace 20 años, decidió hacer de su ‘hobbie’ una actividad rentable. Acosta, pequeño de estatura, es un comerciante innato. En su natal Milagro tenía una mueblería, una tienda de calzado y de ropa. Esa era su fuente de ingresos para la manutención de su esposa y tres hijos. Solo uno de ellos es aficionado a coleccionar, pero prefiere aviones y carros.

En Quito continuó como comerciante, pero de billetes y monedas. También fue Presidente de la Asociación de Artesanos de El Ejido, que agrupó a 14 organizaciones. Hasta ahora, los fines de semana traslada su quiosco al parque. La colección de monedas y billetes le ha permitido viajar por todo el país, también por Colombia y Perú. “Tengo amigos por donde voy”.

Ahora quiere ampliar su clientela. El lunes pasado realizaba una producción de fotografías con su amigo Jorge Riera. Ellos fotografiaban los mejores ejemplares de su colección. Entre ellas las monedas reducidas del Sucre de la década de los 90. Prevé subir 50 fotos en el portal Mercado Libre. “Quiero llegar a coleccionistas del mundo”.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)