13 de March de 2012 00:03

Inseguridad en La Marín y El Guambra

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En las veredas de las calles Pedro Fermín Cevallos y Olmedo, en La Marín, grupos de personas se reúnen para consumir licor, desde la mañana y hasta la noche.

A veces se producen riñas entre los amigos, según los vendedores, que prefieren no identificarse.

[[OBJECT]]El lunes pasado, una pareja en estado etílico discutía. A media cuadra de ellos, dos hombres que llevaban un vaso con un líquido blanco se acercaban a los transeúntes y les pedían dinero. “Dame una colaboración”, decían.

El dueño de una tienda de abarrotes advertía a quienes pasaban por su acera que sigan su camino de prisa, “porque por aquí roban a toda hora”.

Para Rosa Beltrán, una vecina del sector, la esquina de la Olmedo y Pedro Fermín Cevallos es muy peligrosa. Conecta al Mercado Central y al coliseo Julio César Hidalgo. “Aquí se concentran borrachos, mendigos y delincuentes. Se vende droga a vista y paciencia de todos quienes frecuenta por este sector”.

Esta es una ruta obligada para los estudiantes y deportistas que acuden a los entrenamientos y campeonatos en el coliseo Julio César Hidalgo.

Para Marina Tapia, madre de una deportista, los jóvenes corren mucho riesgo. Por eso, Tapia acompaña siempre a su hija, quien juega básquet. “Ella tiene miedo, me toca dejarla y retirarla de sus prácticas. No hay control ni vigilancia. Es una zona roja”.

En uno de los espacios verdes hay una carpa, en el borde está inscrito “Punto de Seguridad Ciudadana”. Los vecinos y transeúntes se quejaron de que permanentemente está vacía.

Carmen Solano, quien hace compras en el Mercado Central, contó que cada semana que pasa por la carpa no hay un policía. “A quién pedimos auxilio si nos asaltan o roban”.

Desde este lugar también se llega a La Marín. Se debe pasar por debajo del puente a desnivel de la av. Pichincha, donde hay unas casetas. Allí hay puestos de ventas de mochilas, bolsos, pelotas y redes. Uno de los pasos es por un callejón. Pablo Gómez, quien a diario frecuenta el lugar, ha sido víctima de asaltos en ese callejón. A él le robaron el celular y la billetera. “Se esconden en los baños o en las mismas casetas”.

Según datos del Observatorio de Seguridad Ciudadana, el primer lugar de delitos contra las personas es la calle (ver info). En enero de este año se denunciaron 439 asaltos y robos contra las personas. La cifra creció, en enero del año pasado fueron 302.

Para el policía Danilo Chicaiza, quien es el encargado de patrullar en el sector del puente de El Guambra, en El Ejido, los robos más comunes en la calle son de celulares.

En este sector, entre las avs. 10 de Agosto y Patria, un punto peligroso es la parada de buses, por donde pasan seis líneas como El Chuzo-La Bota, que está bajo el puente. Allí, los delincuentes arranchan las carteras y los teléfonos móviles de los usuarios.

Wilson Castillo, abogado de profesión, por sus diligencias, camina a diario por la zona, prefiere no pasar por debajo del puente. Cuando camina mira para todos lados y está atento.

En una ocasión, tres ciudadanos le taparon el paso e intentaron robarle sus pertenencias. Minutos antes había salido de una entidad bancaria retirando USD 3 000. Por coincidencia apareció un patrullero, pidió auxilio y el robo no se concretó.

Chicaiza dijo que la Policía se esfuerza por vigilar los sectores conocidos como inseguros, pero que es responsabilidad de la ciudadanía no exponerse, no caminar por sitios desolados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)