11 de July de 2011 00:01

El helado de paila estuvo de oferta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El ingreso al Centro Comercial Granados Plaza, por la av. 6 de Diciembre (acceso occidente), en el norte de la urbe, se convirtió en una improvisada heladería para presentar la campaña Ruta del Antojo Quiteño que salva vidas.

La iniciativa que se realizó ayer fue impulsada por el Centro para la Capacitación y Prevención de las Enfermedades de la Mujer Ecuatoriana (Cepreme).

Vender helados de paila de chicle, mora y guanábana; además, alfajores y quesadillas fue la idea para conseguir recursos y así construir un centro de apoyo psicológico para las mujeres que sufren cáncer de seno. Además, para ayudar a que sus familiares afronten la enfermedad.

Andrea Encalada, presidenta de Cepreme, explicó que la iniciativa busca beneficiar a las mujeres que sufren de cáncer. “Es traumático levantarse, verse al espejo y darse cuenta que no tiene un seno. Es un trauma para el que muchas mujeres no están preparadas, por eso queremos ayudar”.

Bajo esa filosofía, además de Encalada, unas 90 personas más colaboraron con la iniciativa. El precio de los helados fue de USD 1,50. Por su parte, los alfajores costaron USD 0,50 y las quesadillas, USD 0, 70.

El plan se llamó la Ruta del Antojo Quiteño que salva vidas porque continuará el próximo domingo, en el Quicentro Sur. Luego, la siguiente semana, terminará en el San Luis Shopping. Será una exposición dominguera.

El helado se elaboró en el transcurso de la semana. Para ayer existía una producción de 1 000 helados. Los organizadores calcularon que eso es unos 115 litros. Ayer, en el sitio, dos personas continuaron preparando helado de chicle, alfajores y quesadillas.

A las 10:00 no hubo mucha gente que se acerque al lugar. Sin embargo, a las 11:00, la fila empezó a crecer y unas 15 personas esperaron por recibir su helado.

María Gallegos, quien acudió al sitio solo por comprar el helado y apoyar la campaña fue una de las primeras visitantes. “Escuché de la iniciativa en un programa de radio. Creo que hace falta más difusión de estos eventos, entre más publicidad, la gente se entera y apoya. Esa es la idea”.

Patricio Castillo, administrador del centro comercial, explicó que apoyan al proyecto por la importancia que tiene. “Salió de una conversación con Andrea (presidenta de Cepreme) y hoy se está haciendo realidad”.

Cepreme no es la primera vez que realiza este tipo de eventos para recaudar fondos y ayudara a las mujeres con cáncer de seno. Por ejemplo, el año pasado, se realizó la Carne colorada más grande del mundo. Allí se vendieron 5 000 platos en Quito.

Además, la organización trabajan con campañas de reciclaje, en la capital.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)