1 de December de 2011 00:05

‘Las fiestas son un motivo para recobrar la esperanza’

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 19

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Entrevista del día a César Larrea, promotor de las fiestas de Quito

¿Cuáles son los orígenes de los festejos a Quito, a inicios de diciembre?

El 21 de noviembre de1959, el diario Últimas Noticias hizo un llamado a la población para revivir la encantadora serenata quiteña, para rendir homenaje a la ciudad. Ocurrió, pero no en forma multitudinaria. Antes, solamente había una sesión solemne en el Municipio. La serenata fue el símbolo de la fiesta quiteña.

¿Con qué objetivo se propuso esta celebración?

El día de Quito debe ser un día de unidad nacional y de exaltación de la quiteñidad, que es algo que debemos cultivar todos los que habitamos en la ciudad. Debemos exaltar a Quito, porque siendo capital de la República ha acogido a ciudadanos de otras provincias. También tiene una gran importancia histórica y cultural. La fiesta quiteña es un motivo nacional de reflexión y oportunidad. También levanta nuestras esperanzas, que a veces perdemos. Es un motivo grandioso para elevar ese decaimiento y ese pesimismo que a veces tenemos.

¿Cómo fue la primera fiesta de Quito?

Aquella noche hubo serenata en seis barrios. La ciudad no era tan grande, pero tenía habitantes muy entusiastas que se emocionaron. Recuerdo un dúo del barrio La Tola, que ese día fue al periódico para que le tomemos fotos. Lo mismo hicieron otros. Fue emocionante ver la acogida.

Durante los años siguientes, ¿cómo siguió la costumbre de la serenata?

En 1960 ya hubo mayor presencia de tríos y orquestas en la mayoría de barrios de Quito. En 1961fue la apoteosis cuando dimos la serenata desde el atrio de la Catedral con el dúo Benítez y Valencia y la orquesta Santa Cecilia. Fue un acontecimiento inolvidable. Incluso, Carlos Julio Arosemena, presidente del Ecuador en aquel momento, bajó al portal del Palacio y aplaudió. La Plaza Grande estaba repleta. Después toda la gente gritó“¡Viva Quito!”.

¿Hasta cuándo siguió la serenata como tradición?

Lo que pasa es que ya no la llamamos serenata, sino fiesta quiteña. El comienzo de la fiesta fue la serenata y sigue hasta hoy siendo una costumbre pública. Con el crecimiento urbano se fue perdiendo un poco. Todavía hay barrios que hacen sus propios programas, pero como el Municipio tiene sus grandes eventos, la celebración quiteña ya no es barrial, sino general.

¿Cómo continuó desarrollándose la fiesta con el transcurso de los años?

En 1964 se conformó el Comité de fiestas, respondiendo a la acogida que tuvo la iniciativa de Últimas Noticias. Ahí ya se organizó mejor la fiesta, con actos especiales. Lo más grande, el Desfile de la Confraternidad, en 1965; la elección de la Reina de Quito desde 1966 y el Campeonato Mundial de Cuarenta, en1969.

¿Qué beneficios y desventajas han aportado las fiestas de Quito ?

Como aspecto positivo, la reparación de algunas calles, pero también tenemos que lamentar la distorsión que se dio a las fiestas en 1964, cuando un fabricante de licores salió a repartir durante la noche quiteña el trago. Eso fue muy grave.

¿Todavía se mantiene la unidad y fraternidad?

Yo diría que gran parte de la población sí siente la emoción, pero hay otras personas que se divierten sin darle importancia al origen y al significado que tiene la fiesta, que es el homenaje a la ciudad. En pocas ciudades, quizás en ninguna, hay la alegría que hay en las calles quiteñas. Las otras ciudades festejan según sus costumbres, pero no con la euforia que se festeja en Quito, que es multitudinaria y significativa en el aspecto cívico y cultural.

¿Por qué le parecen únicas?

No se puede comparar la emoción ciudadana que brota durante el período de fiestas, a través de la música, los actos culturales, exposiciones que son incomparables frente a otras ciudades. Justamente, se aprovecha el período de la fiesta quiteña para hacer cosas impactantes en la ciudad. Hemos visto, incluso, audacias deportivas, como los coches de madera. Entonces, todo eso forma parte de una espiritualidad diferente y única.

¿Por qué se da realce a la fundación española durante las fiestas de Quito?

Muchas veces dicen, por qué celebramos el 6 de diciembre, que es de origen español. Es que no hay otra fecha. Ya era una costumbre del Municipio para no olvidar la fundación española. Cómo cambiar esa costumbre cívica de saludar a Quito. Ya no era posible cambiar. Tenemos que aceptar que somos también de origen español. Esa es la realidad.

¿POR  QUÉ ESTÁ  AQUÍ?

Su experiencia.   Fue director del vespertino Últimas Noticias, desde 1959 hasta 1975.En 1959 tuvo la idea de revivir la serenata quiteña, preámbulo de las fiestas de Quito.      

Su punto de vista.  Las fiestas de Quito son  un motivo para reflexionar  y exaltar nuestra quiteñidad.  También levanta nuestras esperanzas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (8)