Una familia dejó la quebrada en La Bota

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

Zoila Ramos es una de las 134 familias que serán reubicadas.

Con su sueldo básico (USD 340) mantiene a sus dos hijos y a su papá que tiene discapacidad. Sin embargo, pudo ahorrar. Muchas veces, sus alacenas estuvieron vacías; sin embargo, hoy, tiene casa propia.

Ya no vive en una mediagua junto a una quebrada por donde corren aguas servidas, en La Bota. A sus 51 años, Zoila Ramos logró cumplir un sueño: tener las llaves de su departamento. El bien está ubicado en el conjunto habitacional Bellavista de Carretas, a tres cuadras de la terminal terrestre de Carcelén.

El 20 de septiembre del 2011, en un aguacero, parte de su terreno cedió y ella debió abandonar esa casa. Pasó a formar parte del plan de reubicación del Municipio y pudo beneficiarse con uno de los 134 departamentos que se construyeron para los damnificados en el conjunto.

No fue un obsequio. Ella debió ahorrar para completar los USD 20 000 que costó la vivienda. El Gobierno Central le entregó un bono de USD 12 000 y el Municipio otro de USD 1 450. Los 6 550 restantes salieron de su bolsillo. Reunir ese dinero no fue fácil. Cada mes guardaba USD 70. Además, buscaba formas de tener más ingresos, vendía productos, preparaba alimentos...

Con el ahorro de casi tres años reunió USD 5 000. Un día antes de firmar el contrato no podía conseguir los USD 1 550 que le faltaban. Finalmente, la noche anterior a la firma, su hermano le prestó esa suma. Ahora tendrá que pagarle mensualmente. Pero está tranquila, sabe administrar sus ingresos.

Margarita Romo, gerente general de la Empresa Pública Metropolitana de Hábitat y Vivienda, cuenta que el Conjunto habitacional Bellavista de Carretas, tiene cuatro manzanas y está construido en 54 000 m2 de terreno. Están construidos nueve bloques de departamentos. Cada bloque tiene cuatro pisos. En total son 134 departamentos, de entre 40 y 75 metros cuadrados.

Ahora Zoila Ramos camina por su casa nueva, los dos dormitorios, cocina, comedor, baño y pequeña terraza. "Al fin estoy a salvo", expresa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)