28 de June de 2010 00:00

‘Falta educación y una cultura de movilidad’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Quito

Mario Villagómez, director Ejecutivo del Observatorio de Movilidad

Desde mayo está vigente la medida de restricción del pico y placa, pero aún hay congestión en las vías. ¿Es complicado aplicar planes de movilidad en Quito?

La movilidad tiene tres variables fundamentales: la vialidad de la ciudad, el sistema de gestión, es decir, la administración del sistema de movilidad y los equipos con los cuales se desplaza, como trole, bus, metro, etc. En Quito, no se ve a la movilidad como una red interrelacionada con esas variables ni con sus causas ni efectos.

¿Cuáles son las salidas para dar fluidez al tránsito en las calles de Quito, aparte del pico y placa?

Hay que tener buenos estudios que muestren los patrones de desplazamiento en la ciudad. Esa es una falla grave del Municipio, no tiene estudios sobre demanda de tráfico. Hizo un estudio que tuvo serios cuestionamientos. Si no se sabe la demanda de tráfico es imposible planificar la red vial. Si se tuviera claro eso, sería más fácil organizar y se podrían tomar acciones como cambiar los sentidos de las vías, establecer contraflujos, etc.

Luego de eso, ¿qué medidas se pueden tomar?

Las vías se construyen para una determinada capacidad. Y cuando se hicieron las de la capital nunca se pensó en que iban a soportar un alto volumen de tráfico. O se mejora la infraestructura vial que implicaría un altísimo costo o se empieza a racionalizar el uso de esos espacios viales.

¿Cómo?

Dando preferencia al sistema de transporte masivo (que implica troncales con sus alimentadores) y privilegiar los sistemas públicos masivos antes que el transporte privado en la ciudad.

¿Cómo ve, por ejemplo, el servicio que brinda el sistema trolebús?

Está a punto del colapso, el trole es la columna vertebral del transporte público, pero todos los años pierde USD 1 300 000. Los costos de operación son altos. Y los gobiernos municipales han virado su cara sistemáticamente, son siete años que no se ajustan tarifas. En ese tiempo sí han subido los costos de mantenimiento.

Retomando la medida del pico y placa, ¿cree que la medida se desgastará?

El pico y placa tiene un problema como todos los sistemas de restricción: generan otros problemas, como los mercados paralelos. Es decir, la gente empieza a comprar carros de segunda mano que contaminan y congestionan más. Aparece una industria de falsificación de placas. Se genera una oferta de transporte con unidades no autorizadas. Así, transporte escolar y camionetas llevan pasajeros sin importar la reducción de puntos.

¿Cómo evitar el desgaste?

Hay otros sistemas para frenar la congestión, como la fijación de tarifas para circular por determinadas zonas. En Londres, ingresar al centro en vehículo y a cualquier hora, es caro. Hay cámaras por todo lado. Hay un verdadero desincentivo para que la gente no utilice vehículo. Igual es en Tokio, donde es costoso tener auto.

¿Y otra medida?

Impuestos al rodaje para desincentivar el uso de transporte liviano o tasas de rodamiento dentro de sectores de la ciudad. Con las restricciones hay quienes buscan las maneras de burlarlas, pero cuando afecta al bolsillo ya se recae en una decisión personal.

El Alcalde presentó en días pasado un nuevo plan vial para la ciudad, ¿qué tan viable es su ejecución?

Cualquier acción que articule las tres variables de la movilidad debe ser aplaudida. Toda acción debe generar una eficiencia económica, que significa no solo dinero sino también mejorar el bienestar de la sociedad, de lo contrario se vuelve inoficiosa; nadie gana. Si se hará inversión en vías está bien, pero antes de ejecutarlas, las autoridades municipales deben demostrar a la ciudadanía sus beneficios.

¿Hay cultura ciudadana frente a la movilidad?

No. Quito ha tenido un crecimiento rápido que no ha dado tiempo a que la gente se eduque. La Asociación de Peatones hace un buen trabajo, pero su iniciativa debe ser apoyada por autoridades y ciudadanos. Yo camino mucho y me encuentro con veredas en mal estado, convertidas en parqueaderos de vehículos, las motos las utilizan como si fueran vías. No tenemos cultura.

¿Qué se puede hacer ante este problema?

Es un tema de educación. Se debería enseñar a los ciudadanos en todo nivel educativo: en colegios, escuelas, universidades y organizaciones como la Asociación de Peatones. En el país hay leyes para todo, pero no se aplican. Un ejemplo claro es la misma Ley de Tránsito. Hay conductores que tienen 2 000 puntos menos en sus licencias y siguen manejando. Falta educación y cultura de movilidad.

Con todo esto, ¿cree que falta infraestructura para los peatones en la ciudad?

En Quito, la gente no usa los pasos peatonales, como ocurre en la av. Occidental. En otros, como en la Naciones Unidas, que tiene rampas, tampoco. Gente con bicicletas pasa por ahí. Al ecuatoriano, en general, le falta una cultura de movilidad. En otros países cuando un peatón pisa el paso cebra, el tráfico se para a raya, acá debe ver que el carro no le atropelle. También el Estado debe invertir en esta educación, de lo contrario será difícil un cambio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)