5 de December de 2010 00:00

Éxito total: 8 orejas y un rabo con indulto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez EL COMERCIO

No hay nada mejor que una buena corrida de toros. Ayer se cortaron ocho orejas y un rabo (simbólico) y todos los protagonistas salieron a hombros.

Con los tendidos llenos a rebozar se lidiaron cuatro toros de Huagrahuasi y dos de Triana de buen juego, especialmente el corrido en cuarto lugar, de nombre Forjador (Triana) de 452 kilos que fue indultado por el toreo ecuatoriano Guillermo Albán. Muchos espectadores también pidieron el indulto de los ejemplares corridos en quinto y sexto lugar, este último mereció el honor de la vuelta al ruedo en el arrastre.

El homenaje emotivo del público de Quito con gran ovación al maestro Manuel Benítez, El Cordobés, una figura histórica del toreo y el retiro del banderillero Paco Muñoz son otros de los apuntes de una triunfal tarde de toros.

Guillermo Albán dio un buen quite por chicuelinas al primero de la tarde, de Huagrahuasi, con el que comenzó su tarea con la muleta doblándose. Porfió en un toreo de distancia corta que no dio el resultado esperado por el diestro. Mató de pinchazos y estocada entera.

El cuarto era un toro de hechuras, justo de carnes pero con unas condiciones que cantó pronto. Perteneció al hierro de Triana, pesó 452 kilos, se bautizó como Forzador y fue marcado con el número 299 . Embistió de modo superior al caballo que dirigía Remigio Romero que le recetó un buen puyazo. Buen quite de gaoneras entre ovaciones. Albán lo recibió doblándose de torera forma. Dio buenas series del toreo fundamental en redondo y por la derecha, hasta en cinco ocasiones antes del toreo al natural.

Volvió Guillermo a insistir por derechazos de buena factura. Humillaba, arrastraba el morro haciendo surcos en la arena, repetía y dejaba colocar al diestro pidiendo ser toreado. El diestro de Guayaquil hizo una faena de temple y que fue subiendo de temperatura. Con muletazos de buen corte el público que había entrado en gran emoción empezó a pedir el indulto de la res que sintonizó enseguida el Presidente de plaza concediendo el merecido perdón. Albán, ya embebido de su papel dio floridos muletazos finales y recibió las dos orejas y el rabo simbólicos que paseó por el redondel entre grandes ovaciones.

David Fandila, El Fandi completó una gran actuación, lució con un excelente manejo de la capa, tras una larga cambiada y verónicas a pies juntos . Intentó un quite por navarras. Con las banderillas fue muy aplaudido en un tercio que es de su especialidad. Parece increíble que apenas el domingo pasado un toro le haya dado una cornada de 25 centímetros. Sus facultades físicas son inmejo5rables para las exigidas carreras que colocar banderillas con su estilo exige. Fandi realizó una gran labor de muletazos templados de manos bajas donde el toro humilló y repitió especialmente por el lado derecho. Aplaudidos fueron los circulares y manoletinas en el adorno final y una estocada caída y entera que concluyó con un descabello y una oreja de ley.

El diestro granadino estuvo variado con la capa, que maneja muy bien en los lances de recibo, y espectacular y explosivo y eficaz, con las banderillas despertando clamores en los graderíos. Aprovechó las embestidas sobre el pitón derecho, con el público a favor se volcó a matar y cobró una estocada honda. Dos orejas y palmas en el arrastre al toro.

No fue auspicioso el prólogo de la lidia del tercero de la tarde. Milton Calahorrano dejó un buen par de banderillas y Sebastián Castella se fue a las tablas para sentarse en el estribo y recibirlo de ese modo. La embestida no era sostenida y con el viento se descompuso. Pero los naturales del francés conjuntaron un bello episodio torero en una primera serie de calidad. El toro se fue a tablas y el diestro ejecutó algunos muletazos de espaldas en circular. Pinchazo y buena estocada tendida. Oreja que paseó entre aplausos.

En el sexto, el torero de Herault dio floridos lances iniciales, el quite por chicuelitas fue celebrado. Bille dejó un excelente par de rehiletes. Lidió bien Javier Ambel. Castella recibió con estatuarios rematados con el pase del desdén antes de dar dos buenas series con la mano derecha. En los naturales fue superior el tercero. Retornó a torear por el pitón derecho y la serie la remató con el expresivo martinente. Cuando con un pase de las flores toreó con la mano izquierda, a pies juntos algunos pañuelos entusiastas pedían el indulto. Dio una buena estocada y cortó dos orejas.

Un saldo pocas veces registrado: 8orejas y un rabo simbólico.Los toreros y el ganadero salieron a hombros de la plaza junto al ganadero José Luis Cobo en medio del entusiasmo general.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)