11 de May de 2012 00:03

Los ediles divagaron en sus discursos durante debate del nombre del nuevo aeropuerto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La novela sobre el nombre del nuevo aeropuerto no terminó. El capítulo final está inconcluso y habrá que esperar una segunda vuelta (hablando en términos electorales) para conocer la identificación que llevará la terminal aérea de Tababela.

Ayer, el Concejo Metropolitano debatió el tema y en sus intervenciones, el alcalde Augusto Barrera y 13 de los 15 ediles presentes (no estuvieron Elizabeth Cabezas ni Manuel Bohórquez) fueron escribiendo sus propias líneas para enriquecer el relato.

El derroche de tinta empezó luego de que Rosario Utreras, representante de Quito Honesto, presentó los resultados de la votación ciudadana: de las 24 970 personas que participaron en el concurso convocado por el Municipio, 15 991 escogieron la opción Mitad del Mundo.

Ese era el nombre ganador para el aeropuerto, resultado de la iniciativa impulsada por el Alcalde, pero al final del debate se acordó la convocatoria a un nuevo concurso. Esta vez, la ciudadanía elegirá entre Mitad del Mundo y Mariscal Sucre.

Fue Augusto Barrera el primero en empapar su pluma en el tintero y enfiló sus dardos sin explicar cuál era el blanco. “Estoy convencido de que la revolución se sustenta en el corazón y en la mente de las personas y no en una sola persona”, “Es lamentable que la gente no conozca quién es Carlos Montúfar”,

“No me debo a nadie, solo a mis convicciones”… Composiciones que lanzó en su afán de defender el concurso y hacer que se respete el pronunciamiento ciudadano.

Como tratando de interpretar el ensayo, la concejala Dénnecy Trujillo (ex Alianza País) lamentó que el presidente Rafael Correa imponga su agenda en el Concejo. Con gesto de enojo y con tono pausado recordó el episodio de la última sabatina, cuando Correa pidió que se mantuviera el nombre del Mariscal Sucre.

“Eso de avivar a la gente fue una vergüenza para la ciudad. El Distrito tiene autonomía, porque sus autoridades fueron elegidas democráticamente”.

En la misma sabatina, el presidente Correa confundió a Carlos Montúfar con Juan Pío Montúfar, marqués de Selva Alegre.

Los renglones se fueron llenando sin respiro. Hubo discursos políticos, humorísticos, sentimentalistas e históricos.

Los que más risas arrancaron fueron los del vicealcalde Jorge Albán y de Marco Ponce. El primero fue muy original en su intervención, al comparar la inauguración del nuevo aeropuerto con el nacimiento de un niño. “Nuevo guagua, nuevo nombre. Y una vez escogido el nombre, hay que bautizarlo, ese debe ser un acto feliz”. Las risas se desataron en la sala de sesiones. Sus colegas susurraban al oído, mientras él se sonrojaba.

Y Ponce también colaboró para que se instalara el ambiente de alegría. Su tesis fue que el nombre del aeropuerto reviste mucha importancia, porque es la identidad de una ciudad. “Si me dicen el aeropuerto John F. Kennedy, sé que se refieren a Nueva York; sin me dicen Barajas, me traslado a Madrid…”, sus compañeros de curul, entre risas, comentaban que ha sido muy viajado.

En definitiva, en el seno del Concejo quedaron escritas las discrepancias ideológicas. El edil Fabricio Villamar encendió otra polémica, cuando expresó que el nombre del aeropuerto es importante, pero son más importantes otros temas como el de las vías.

La concejala Luisa Maldonado apostó por cortar la inspiración de su colega. “No solo de pavimento vive el hombre, ahora entiendo dónde está el país y la ciudad en el tema de la cultura”.

El relato se seguía enriqueciendo y la concejala Macarena Valarezo, que no ha había hablado hasta ese momento, dejó sentada su firma. Se mostró de acuerdo con que la terminal lleve el nombre de Mitad del Mundo, aclarando que los viajeros no llaman a los aeropuertos por su nombre.

“Es común decir el aeropuerto de Mendoza, de Santiago, de Buenos Aires. He ido más de 20 veces a Bogotá y no me acuerdo el nombre de ese aeropuerto”.

El capítulo final se escribirá luego de la segunda vuelta.

Sobre el concurso

Participantes.   24  970 personas  votaron por las cuatro opciones que se postularon en el concurso para elegir el nombre a la terminal aérea.

Resultados.   La opción ganadora fue Mitad del Mundo, con  15 991  votos. Seguido por Manuela Sáenz, con 4 383 votos;  Eugenio Espejo, con 3 894 y Carlos Montúfar recibió 702 votos.  

Vigencia.  El concurso impulsado por el Alcalde se inició el 20 de marzo. Se recibieron los votos vía Internet.

Propuesta.   Mantener el nombre de Mariscal Sucre  fue la propuesta del presidente Rafael Correa, de seis ex alcaldes y de organizaciones ciudadanas, a través de cartas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)