15 de May de 2012 23:56

La conexión entre el sur y el norte de Quito es muy frágil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La operación del nuevo Corredor de buses reactivó el debate sobre un viejo problema: la fragilidad y falta de capacidad de las vías que conectan al sur con el centro y el norte de Quito.

En la mañana de ayer, el tránsito fluyó por los túneles (entre otras razones, porque se permitió utilizar el carril exclusivo a los carros particulares), pero el embotellamiento se trasladó a otros sectores estratégicos como la Villa Flora, El Trébol y el Centro Histórico.

Según un estudio de la Secretaría de Movilidad del Municipio, la mayoría de los 3 603 609 viajes que se realiza a diario en el Distrito tiene como destino el denominado hipercentro (abarca la zona comprendida entre las avenidas Rodrigo de Chávez y Naciones Unidas). El 25% de la población de la ciudad (747 202 personas) vive en el sur y a diario se moviliza hacia el centro y el norte por diferentes motivos: estudios, trabajo y asuntos personales, en su orden.

Ayer, Rosa Tapia caminaba apresurada, junto con sus dos hijas, por la av. 5 de Junio. Desde la intersección con la Necochea hasta la Venezuela (cinco cuadras), el desplazamiento en bus duró 38 minutos.

Por esa razón, decidió bajarse y caminar para que sus hijas llegaran a tiempo a clases. Ellas viven en Chillogallo. Salieron de su casa a las 06:10. Eran las 07:40 y corrían por la estrecha acera de la 5 de Junio y Antonio Borrero. Detrás, otras 10 personas también corrían hacia sus destinos.

En las calles Loja, Imbabura y Venezuela, la realidad fue similar: los carros avanzaban una cuadra en 15 minutos.

El estudio realizado por el Municipio, además, determinó que 1 769 975 personas se movilizan a diario en la ciudad. Solo 401 461 se quedan en sus casas.

Una de las soluciones que planteó el Cabildo para facilitar el desplazamiento de sur a norte, durante las horas pico, fue reforzar el contraflujo en la av. Velasco Ibarra. En la mañana se habilitaron cuatro carriles en sentido sur norte, es decir, uno más. A pesar de ello, se formó una larga fila de carros entre El Trébol y el redondel del coliseo Rumiñahui.

El 84,8% de los viajes registrados en el Distrito se realiza en transporte público. La demanda de buses se evidenció ayer en los andenes del Corredor Sur Occidental. Solo en el primer día de operación, movilizó a 250 000 personas entre Quitumbe y Miraflores. Los usuarios tuvieron más facilidades para abordar las unidades. 120 policías metropolitanos, 30 brigadistas y 27 controladores entregaron más información a los pasajeros sobre las rutas, horarios y otras alternativas.

En la esquina de las avenidas Teniente Hugo Ortiz y Mariscal Sucre, a las 06:30, hubo ocho buses tipo vacíos. Estos salían cada siete minutos hacia la parada La Magdalena para cubrir la demanda de los pasajeros.

[[OBJECT]]

Para facilitar el acceso a la parada, una policía metropolitana detenía momentáneamente el tránsito en los pasos cebras. En el andén, Edwin Huertas, brigadista de operaciones, orientaba a los usuarios. En el sector de Los Dos Puentes se instalaron dos estructuras metálicas para el desembarco de pasajeros. Santiago Andagua, usuario, descendió por las escalaras y caminó apresurado a tomar un bus que lo llevara a San Carlos. El pasado lunes no había recaudador. Ayer se colocó una caseta para vender los boletos.

En sentido sur-norte, en las horas pico, los buses que circulan por el Corredor pasaban llenos de pasajeros. Los estudiantes del 57% de los 149 905 hogares radicados en el sur no dispone de carro propio para movilizarse. En Quitumbe está el mayor porcentaje. Solo por la av. Mariscal Sucre circulan a diario 372 buses.

En definitiva, en estos dos últimos días se confirmó que la circulación en los ejes longitudinales (avs. Mariscal Sucre, Teniente Hugo Ortiz y Maldonado), que enlazan al sur con el norte de la ciudad, se caotizan en casos de emergencia. Eso ocurrió cuando hubo el deslave en la Simón Bolívar (La Forestal), cuando se hundió El Trébol y ahora que empezó a operar el nuevo Corredor.


Entrevistas

Carlos Poveda/Municipio


‘La infraestructura del Corredor tiene problemas’

¿Cuáles fueron las causas para que la operación del nuevo Corredor  caotizara el tránsito en el sur?

Los problemas fueron  en el sector de los Dos Puentes, por la  infraestructura. La parada está mal diseñada. Hay un problema de infraestructura general  porque no hay una estación de transferencia intermedia.  

¿Fue un desacierto realizar las pruebas sin pasajeros?

Claro que antes  hicimos las pruebas con pasajeros, el sábado y el domingo. En las pruebas,  obviamente, los tiempos disminuyeron. Posiblemente, el transporte público también tiene menos problemas el fin de semana.

¿Cuáles son las alternativas para que este Corredor facilite la movilización?

Hay brigadas de 40 personas que  informan sobre las rutas a los  pasajeros. También hay que  mejorar la infraestructura de las paradas.  Está previsto que  la operación de la segunda fase mejore por  los buses articulados.

¿Qué medidas se tomarán a corto plazo?

En ciertos tramos del Corredor y en horas pico se permite la circulación de carros privados por el carril exclusivo. Es una medida provisional.

César Arias/ Experto


‘Hay deficiencias constructivas en el Corredor’

¿Cuál es su evaluación sobre la operación del Corredor Sur Occidental?

Las paradas tienen deficiencias constructivas.  No hay un sistema de semaforización  coordinado con el Corredor. También se debe instalar una terminal de transferencia en el sector de Miraflores, porque es un punto clave de embarque y desembarque.  

¿El lío surge solo por la infraestructura deficiente?

Deben operar buses articulados. Estos tienen cuatro puertas y los pasajeros tienen más facilidades para entrar y salir . Además, la capacidad de transporte es mayor. Pero no se les puede pedir a los transportistas que compren un articulado con un pasaje de 25 centavos.

¿Una alternativa para mejorar la movilidad es subir el pasaje?
 
Por los subsidios no  pueden invertir en un vehículo que cuesta USD 300 000, con las tarifas actuales de los pasajes. Entonces, se ven llamados a operar con estos buses de 80 pasajeros.

¿Cuáles son las soluciones  para mejorar la movilidad de los vehículos particulares?

Hay que retomar el proyecto de hace 10 años de construir túneles paralelos, sea al costo que sea.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)