3 de December de 2010 00:00

Una ciudad con aire universitario

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 0
Fernando Criollo

Con una población de 120 019 estudiantes, Pichincha abarca el 27% del total de alumnos universitarios de todo el país, según datos del Conesup.

De las 74 universidades que existen a escala nacional, la Universidad Central es la más antigua. Se fundó en 1836 sobre la base de los primeros centros de enseñanza superior que se instalaron en la época de la Colonia. Entonces, la población estudiantil no superaba los 300 alumnos.

Ayer, en la biblioteca de la Facultad de Medicina de la Universidad Central, el silencio se imponía entre los alumnos que repasaban los voluminosos libros de la especialidad.



El ir y venir de los estudiantes, la mayoría vestidos con mandiles, con pesados libros en sus manos y mochilas en sus espaldas no ha cambiado mucho desde que el actual rector Édgar Samaniego cursaba sus estudios en el tradicional centro universitario.

Samaniego aseguró que la carrera de Medicina era una de las más difíciles, con un alto índice de deserción. “De los 300 alumnos que entramos en 1962, apenas nos graduamos 14”.

La cátedra de Anatomía fue una de las más temidas por los estudiantes de la época. “Los profesores eran sumamente exigentes en el aprendizaje memorístico de las piezas anatómicas”.

Samaniego recuerda que el doctor Carlos Veloz, quien se retiró de la docencia en el 2008, fue uno de los profesores más estrictos en esa materia.

Samaniego explicó que actualmente el perfil del docente universitario es el de un tutor amigable con el alumno.En la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Politécnica Nacional, los alumnos del ingeniero Oswaldo Proaño reconocen en él su calidad humana. Con 79 años y 50 de docencia, Proaño es el profesor más antiguo de la Politécnica. En sus años de estudiante la Facultad de Ingeniería Química estaba situada frente al parque La Alameda. En 1957 apenas se graduaron cuatro alumnos.

En su último año como docente, Proaño reconoció que ahora la carrera es más atractiva para los nuevos universitarios. A sus clases en el laboratorio de Química Analítica, en el campus politécnico, asisten 20 estudiantes.

“A partir de la década de los setenta, el número de mujeres también empezó a incrementarse en las universidades”.

De los 120 019 universitarios en Pichincha, 64 144 son mujeres y 55 875 son hombres.

Sara Crespo se graduó en el 2005 y ahora trabaja junto a Proaño en su tesis. Cada mañana asiste al laboratorio de Química Analítica para adelantar su proyecto sobre la pirólisis de plásticos para la obtención de nuevos combustibles.

Para ella no fue difícil escoger la carrera, porque aseguró haber recibido una buena orientación vocacional en su colegio.

En Quito funcionan 24 universidades. Luis López, sociólogo y especialista en desarrollo nacional, explicó que el incremento de la oferta académica, especialmente de carácter privado, se incrementó a partir de la década de los noventa.

Las razones: la demanda de ingresos de nuevos estudiantes superó la capacidad operativa de las universidades existentes.

“Esa demanda respondió al proceso de expansión urbana y demográfica de la capital, que además se convirtió en un polo de atracción para la migración interna desde otras provincias”.

Por eso, desde el año 2000 se aplica una política de contención del número de estudiantes universitarios. En la Universidad Central ese número se sostiene en un promedio de 48 000 estudiantes.

Para Crespo, el cambio del colegio a la universidad fue uno de los momentos más difíciles. “Uno tiene que aprender a disciplinarse y a ser responsable”.

Aseguró que con una adecuada planificación del tiempo, a los universitarios también les queda espacio para divertirse.

El prestigio de la Politécnica fue una de las razones por las que Crespo decidió estudiar en esa universidad.

La misma razón motivó a Paúl Quiñonez a ingresar a la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Católica.

Cómo candidato a la Asociación de Escuela, Quiñónez aseguró que en las universidades hace falta crear más espacios de debate que vinculen a los jóvenes con la realidad nacional.

Una opinión similar tiene Santiago Carrera, vicepresidente de la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Jurisprudencia de la Central. “Todos los universitarios debemos ser políticos, pero no partidistas”.

Mientras cursa el quinto año de leyes, Carrera ya piensa en su futuro profesional. Luego de graduarse de la universidad, quiere aplicar para obtener una beca que le permita estudiar una maestría en Ciencias Políticas en el exterior.

De los 443 509 universitarios matriculados a escala nacional, 425 328 corresponden al nivel de pregrado y 18 181 al nivel de posgrado.

Según López, la universidad ecuatoriana atraviesa un proceso de transición hacia un modelo científico. Aseguró que las exigencias laborales, la competitividad profesional y los avances tecnológicos cada vez generan mayor interés por las carreras de especialización en cuarto nivel.

Rodrigo Jiménez, estudiante de la maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Andina Simón Bolívar, aseguró que una carrera de cuarto nivel no solo mejorará sus oportunidades laborales, sino que también pone a prueba su propio nivel académico.

La cronología

Central

Sus orÍgenes provienen de tres instituciones: el Seminario San Luis y las Universidades San Gregorio y Santo Tomás.

Católica

Fundada en 1946. Empezó a funcionar en la casa colonial en la Bolívar. En los cincuenta se cambió a la 12 de Octubre.

E PN

El más antiguo instituto de educación superior del Ecuador. Fue fundado por García Moreno en 1869.

Conesup

Según este organismo existen 72 universidades nacionales y dos extranjeras en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)