17 de September de 2012 00:02

El Centro Histórico se llenó de cultura y arte de otros países

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al ritmo del Caraguay el grupo Hermandad encendió la fiesta en la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico. Eran las 10:30 del domingo y 12 integrantes del grupo de danza Revelaciones de Mi Tierra bailaron al compás de la música, mientras alentaban a los espectadores a que ellos también los acompañaran.

En esta plaza se desarrolló uno de los programas por la Semana de la Movilidad Humana, patrocinado por el Municipio y que tiene el objetivo de demostrar que Quito es una ciudad solidaria con los migrantes.

Yamime Elrhorba es un marroquí que llegó a Quito hace dos años por amor. “Conocí a mi esposa, que es ecuatoriana, en Marruecos así que vine, pero al llegar también me enamoré de esta ciudad”, contó mientras preparaba su instrumento llamado laud, para interpretar algunas canciones de su nación, en la plaza de San Francisco.

Allí también se realizó una Feria Artesanal con ciudadanos de la región como Perú, Colombia, Bolivia, Argentina, entre otros, pero que residen en Quito.

Entre la calle Sucre y Guayaquil, 16 jóvenes alzaron sus piernas, hicieron piruetas y se pararon de cabeza. Ellos bailaron capoeira, una práctica de origen brasileño que combina las artes marciales, la danza y la música.

“Somos de la Casa Metropolitana de las Juventudes y estamos demostrando que Quito es una ciudad rica en diferentes culturas”, dijo Eduardo Pastrana, integrante de la agrupación.

En la Plaza Grande, dos extranjeros refugiados lanzaron rimas sobre los derechos de los migrantes y agradecieron al país por abrirles las puertas. “Compusimos la canción de la Semana de la Movilidad como un homenaje a esta hermosa ciudad, llena de gente amable. Acá sí se puede vivir tranquilo”, comentó el cantante de hip hop Malcon Castillo.

Mientras tanto ciclistas y peatones disfrutaron de otros actos que se desarrollaron en el Centro Histórico. Cómicos, personas que se disfrazaron como esculturas, pintores y artesanos se tomaron las calles demostrando que Quito es una ciudad multicultural.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)