29 de November de 2011 00:03

Celebre con tradición y seguridad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los ‘trompudos’ recorren las plazas de la ciudad y con el alba entonan ritmos que levantan el ánimo de los quiteños y de quienes viven en Quito.

Al son del Chulla Quiteño, los grupos de amigos bailan en las chivas. La algarabía se riega por la ciudad y ya se hacen los planes en el vecindario para el campeonato de 40. Hay que ir desempolvando el paño para que las cartas se deslicen con facilidad y afinando el tono para pronunciar las frases infaltables: ‘dos por shunsho’ o ‘marido tiene’, sin ofender a nadie.

Los tambores de las bandas de paz retumban en las calles del Centro Histórico, las comparsas bailan al son de los ritmos andinos y los carros alegóricos despliegan el color y la magia de la fiesta. Quito festeja su fundación y la farra se prende por todo lado. El trajín de la ciudad adquiere otro matiz. Ahora, los pregones y el desfile de artistas tienen prioridad en las calles y avenidas y captan la atención del público.

Los coches de madera ruedan otra vez por las calles empinadas de la ciudad y la pasión taurina está a flote. En las ferias se anuncia el cartel de artistas nacionales e internacionales, como el plato fuerte de los festejos.

En las escuelas, los niños recuerdan las costumbres de antaño: se visten de chullas quiteños, ponen a prueba su galantería y con piropos resaltan la belleza y la bondad de sus compañeras. Los geranios adornan los balcones y, por primera vez, 65 esculturas gigantes de quindes embellecen el nuevo bulevar.

Así, Quito festeja su fundación. Una tradición que empezó con las serenatas del dúo Benítez y Valencia, allá por las décadas de los cincuenta y de los sesenta. Las canciones, en inicio dedicadas a las autoridades, también abrieron espacio para el posicionamiento de los hervidos, como la bebida infaltable en la celebración quiteña.

Usted tiene a su alcance una amplia programación para compartirla con su familia o con sus amigos. Hay más de 400 actos y es imposible asistir a todos. Revise la agenda y escoja los programas que van acordes con sus gustos, sus prioridades y su tiempo disponible. Recuerde que al salir de casa debe tomar algunas precauciones para no ser víctima de asaltos o de otro tipo de contratiempos, que pueden empañar el momento de celebración.

En las siguientes páginas, usted encontrará una especie de manual o guía para disfrutar la fiesta. Desde consejos para su seguridad mientras camina por las calles hasta información básica para ser parte de juegos tradicionales como el 40, los trompos o la carrera de coches. Aunque para un buen quiteño, esto ya es conocido, no está por demás refrescar la mente en esta época cuando la tradición recobra actualidad.

En esta semana se cumplirán los actos centrales de la fiesta y usted está en todo el derecho de vivirla a su modo. Tenga presente que ese mismo derecho lo tienen los demás. Si gusta de los artistas y es de los que busca la primera fila para disfrutar de la presentación, no olvide que cuando hay aglomeración de gente, el trabajo de los ladrones se facilita.

Por ello, no lleve objetos de valor. Haga un presupuesto y ponga en bolsillos seguros (por lo regular, en los interiores de la chaqueta) solo el dinero necesario. Además, como recomendación, deje en casa las tarjetas de crédito y de débito que no va a utilizar.

Si sale con toda su familia, no descuide las seguridades del lugar donde vive. Comunique a su vecino de confianza que no estará en casa y pídale que esté pendiente a los movimientos extraños. Es bueno ser consecuentes y también dispóngase a ayudar a su vecino cuando él lo requiera.

En fin, Quito vive sus fiestas y en estos días usted constatará que hay mucho que ver, visitar o escuchar. Aproveche el momento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)