30 de December de 2010 00:00

Otro caso de AH1N1 se revisa en el Eugenio Espejo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Ayer ningún paciente quería ingresar al área de emergencias del hospital Eugenio Espejo, al norte Quito, sin una mascarilla para proteger su nariz y boca .

Antes del mediodía, una paciente ingresó a esta casa de salud pública con los síntomas del virus AH1N1. La noticia puso en alerta al resto de los enfermos.La mujer estuvo en el hospital Pablo Arturo Suárez, pero las autoridades de salud solicitaron su traslado para que recibiera atención especializada. Se encuentra con pronóstico reservado en el área de cuidados intensivos. En los últimos días tres casos de AH1N1 fueron confirmados en Imbabura; dos de ellos son atendidos en el hospital San Vicente de Paúl, de Ibarra, y la otra persona fue trasladada al Eugenio Espejo. Ayer se informó en esa casa de salud que su condición es estable, pero sigue en cuidados intensivos.

Efraín Arguello, coordinador del departamento de Epidemiología de la Dirección Provincial de Salud de Pichincha, pidió a la población no alarmarse por los casos confirmados.

Dijo que la gripe AH1N1 se ha convertido en una enfermedad estacional y que en invierno las condiciones climáticas (temperatura, humedad) facilitan el contagio. “Hay mucho rumor sobre esto y más bien es necesario provocar tranquilidad en la ciudadanía”.

Si bien las autoridades sanitarias levantaron la prohibición de vender antigripales sin receta médica, el Ministerio de Salud recomienda no vender, como una medida más de prevención.

Esto hace que las áreas de emergencia de clínicas y hospitales se llenen de pacientes con los síntomas de esta gripe estacional, que demanda un tratamiento.

Gladys Yumbo y Ángel Guano, por ejemplo, acudieron al hospital Baca Ortiz, desde Loreto (Orellana), para que atendieran a su hija Tatiana, de 3 años. Ella lleva cuatro días con fiebre, tos, dolor de garganta, ardor de ojos, dolores en el cuerpo y escalofríos.

Ella no pudo ser atendida en el centro médico de su localidad, ya que les dieron turno para el 4 de enero, según Guano. En el Baca Ortiz esperaron más de ocho horas antes de recibir ayuda.

Bernardo Chalá, en cambio, acudió con su hija Valentina, de seis meses, desde Carapungo. Esta pequeña llegó con 38 grados de temperatura, vómito, tos y sangrado nasal. La cantidad de casos con estos síntomas hizo que estos días la atención se extendiera pasado el mediodía. El personal de este hospital informó que no se han registrado casos de AH1N1, solo de la gripe estacional.

Al igual que a este hospital, los pacientes también acuden a clínicas privadas, como la Internacional, Pasteur, Pichincha, etc, para ser atendidos. Y, además, porque en las farmacias no acceden a los antigripales.

Luis Pijuango aseguró que visitó una decena de puntos de venta y no logró comprar un antigripal para su hijo. El pequeño lleva cuatro días con tos y vómito.

Adrian Ortiz, dependiente de Fybeca, en las avs. Colón y 6 de Diciembre, dijo que no venden estos medicamentos sin una receta. Carla Artiaga, de la farmacia Cruz Azul, de La Floresta, tampoco expende antigripales.

Jaime Santana, administrador de La Farmacia, en El Inca, dijo estar consciente de los peligros que implica vender estos medicamentos y por eso mantiene en su mostrador un letrero que entregó el Ministerio de Salud. Cada vez que llega un cliente a pedir antigripales le pide que lea este letrero, que dice: “Si tiene gripe asista a la casa de salud más cercana”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)