31 de January de 2011 00:00

El carácter social de Quito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 3

El 5 de enero de este año, el diario EL COMERCIO publicó una entrevista a Antanas Mockus, ex alcalde de Bogotá, quién dirigió una encuesta en Quito sobre los hábitos de sus ciudadanos. De los nueve problemas que la investigación detecta, merece especial comentario el relativo a que: “Quito es intolerante a la diversidad, reticente a la ley y propensa al linchamiento”. Si bien es cierto que las encuestas desde hace 80 años son válidos instrumentos de información sociológica, corren el riesgo de generalizar. Por ello rd necesario introducir la variable psicológica, la que a su vez se halla determinada por los factores ambientales, los que ubican una caracterología.

Quito es una de las tres capitales andinas cuyo emplazamiento se halla en altas montañas, eso configura que el tipo psicológico sea el de la introversión, por lo mismo, la actitud original frente a lo extraño es de precaución, la gente se toma su tiempo antes de abrirse a relaciones. Lo mismo ocurre con los suizos y puede resultar precipitado el calificar de xenofobia a esto. La mayoría de países originalmente presenta reticencia a las migraciones, aunque finalmente los extranjeros en un buen porcentaje logran incorporarse a la sociedad.

Los diversos comentarios que se han recogido de los visitantes que llegaron al Ecuador desde el siglo XVI, critican muchos aspectos de la ciudad, pero no hablan de fobia a los extraños, lo cual significa que la encuesta de Mockus ha sido efectuada en un momento de coyuntura, en el que se vive una terrible inseguridad pública, coincidiendo con la presencia de migraciones de hispanoamericanos, que llegan desde el Caribe. Los que habitan altas montañas y los que viven en tierras cercanas al mar, por más que hablen el mismo idioma tienen actitudes diferentes.

Los montañeses somos más lentos y requerimos de cavilación para la toma de decisiones; en cambio la extraversión de los que viven cerca al mar les vuelve rápidos y fogosos, sus decisiones son inmediatas y van hacia el objeto. En la psicología analítica de Carl Gustav Jung, ambas formas de ser tienen el mismo valor, pero cada una no comprende a la otra y la considera inferior.

Esta circunstancia no puede ser ignorada, porque los problemas humanos no se resolverán por la mera voluntad de los gobernantes sino por profundos cambios psicoculturales. En los años 70, cuando muchos chilenos se refugiaron en Ecuador, fueron acogidos con fraternidad, a pesar de que hubo algunos desengaños. Colombianos y ecuatorianos han migrado de manera constante en los últimos dos siglos a los respectivos países y aunque hay dificultades, finalmente se genera la integración.

Pero debemos decirlo hasta el cansancio, en Quito -o en cualquier ciudad- si la delincuencia no es controlada, crecerán los recelos y eso afectará a las relaciones humanas. Los linchamientos son parte de la misma circunstancia. Los barrios menos protegidos exhiben letreros de amenaza a los delincuentes, con los peores castigos, lo que recuerda las prácticas consuetudinarias de sectores rurales. Asumiendo con reflexión lo que revela la encuesta, es indispensable la adopción de una correcta política de seguridad, con verdadera participación ciudadana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (2)