5 de December de 2012 00:02

El buen trato al turista en Quito se premia con el Distintivo Q

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Un ambiente acogedor, una buena atención al turista, el aseo, las buenas condiciones laborales y un trabajo amigable con el medioambiente son características necesarias para que un establecimiento obtenga el Distintivo Q.

Se trata de un reconocimiento que Quito Turismo otorga a restaurantes, cafeterías y hoteles luego de cumplir con un proceso que los cataloga como sitios con calidad de servicio al turismo nacional y extranjero. Actualmente, 64 establecimientos forman parte de esta lista, publicada en www.quito.com.ec.

Uno de ellos es restaurante El Criollo, ubicado en la calle Flores N7-31, entre Olmedo y Manabí. Elvia Carrera lo abrió en 1976 junto a su esposo Leonardo Echeverría (+). Su suegra les asesoró en todo, por su experiencia dirigiendo un restaurante que tenía en La Loma, El Moritad.

En El Criollo hay comida típica. Antes, la familia de Carrera vivía en el tercer piso de la casa que únicamente conserva original su fachada. Por dentro se hizo una restauración, que incluye un subsuelo utilizado como bodega.

La barra y la cocina están a la vista de los clientes. Carrera dice que esa es su principal garantía. Así, cada visitante se asegura de que los yahuarlocros, caldos de patas, chugchucaras o secos de chivo sean preparados con aseo.

Debido a su cercanía con el Teatro Nacional Sucre, que está en la Manabí, entre Guayaquil y Flores, El Criollo recibe constantemente a músicos y varias compañías de teatro y de danza del país y del extranjero como comensales.

Carrera cuenta que uno de sus más asiduos visitantes era Ernesto Albán. Incluso ahora recibe periódicamente a Óscar Guerra, ‘Sarzosa’, compañero de escenario del recordado ‘Don Evaristo’.

Otro sitio con el Distintivo Q es el Patio Andaluz, en la García Moreno y Mejía. Este sofisticado hotel boutique tiene capacidad para 70 huéspedes, aproximadamente, en sus 32 habitaciones.

Es una construcción de finales del siglo XVI, en cuyo patio principal funciona un restaurante. En el centro está una pileta adornada por grandes arreglos florales. Cuenta con una cava-bar, salas de lectura y en lo alto, un solar.

Sus habitaciones mantienen ese aire histórico, con madera tallada en sus camas y mesas de noche y rosarios en la pared.

Según Paulina Tacuri, técnica de Calidad Q, el distintivo se entrega por el momento a los locales que voluntariamente se han acercado para participar.

El trabajo se inició en el 2011, como un reconocimiento a lugares que ofrecen alimentos, bebidas o alojamiento. Luego de revisar que los documentos estén en regla, se hace una verificación, dice. De acuerdo con sus resultados, el dueño del local firma una carta de compromiso, por las mejoras que se deban realizar.

El proceso incluye cursos para contar con auditores internos, quienes deben hacer un seguimiento para garantizar que se cumpla lo acordado.

Finalmente se hace una nueva verificación en la que constan 116 ítems para analizar. La certificación se entrega a quienes satisfagan al menos un 80% de ellos. Tacuri precisa que allí se evalúan cinco parámetros: calidad en atención, conservación ambiental, políticas internas (misión, visión...), lo social (trato justo a los empleados) y la seguridad.

Tacuri afirma que si algún local no llega a ese 80%, se analiza dónde están las falencias y se brinda apoyo para superarlas.

En la Juan Rodríguez y Reina Victoria, en La Mariscal, está el restaurante El Achiote, desde hace dos años y medio. Felipe Groner, su dueño, dice que se trata de un lugar con comida ecuatoriana gourmet, con un toque sano, diferente, de evolución.

Su objetivo es dar una opción frente a la oferta de platos típicos del mercado, quitando la idea de que la comida nacional puede ser pesada. Uno de sus platos estrella es el cebiche con un toque de maracuyá. También ofrece sopa de bolas de verde, cazuela, locro, hornado, seco de chivo...

Una opción de alojamiento es el Hotel Boutique Anahí, en la Tamayo y Wilson, también en La Mariscal. Tiene capacidad para 32 personas, en 16 dormitorios. Allí, los turistas pueden comprar obras de Eduardo Vega, Édgar Carrasco o Mónica Terán. El hotel tiene ahorradores de energía y paneles solares, como un aporte para la conservación ambiental.

Calidad de servicio

64 establecimientos  tienen el distintivo Q actualmente. El reconocimiento se entrega desde el 2011. En diciembre de ese año se acreditó a 20 locales.   En abril del 2012 fue otorgado a 18. Este noviembre se reconoció a otros 26, tras un proceso de evaluación.   

100 negocios están  en el proceso para obtener el Distintivo Q. Los requisitos para acceder al beneficio son contar con el Registro Turístico en regla y con la Licencia Metropolitana Única para el Ejercicio de Actividades Económicas (LUAE). Luego se hace una verificación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)