28 de April de 2012 00:01

El Buen Pastor que llegó a La Recoleta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3

Cuando Hortensia Haro tomó los hábitos en el convento del Buen Pastor, a sus 23 años, nuevamente fue bautizada con el nombre de madre María de Santa Rosa. “Antes era la Madre Superiora quien nos ponía el nombre, el día en que recibíamos los votos”. Se lo hacía por las inclinaciones y personalidad de cada novicia.

Recuerda que lo recibió con mucha alegría, pues el nombre coincidía con el de su madre, Rosa Avilés. Desde entonces, no ha dejado de vestir el velo azul marino y el hábito blanco, que luego fue cambiado por uno de color crema. A sus 98 años, la madre Rosita comparte su experiencia y sus consejos con otras siete religiosas que aún habitan en el convento del Buen Pastor, en el sector de La Recoleta.

Ha dedicado gran parte de su vida a la educación y a las obras sociales. Aprovecha el sol que ingresa por las ventanas del convento para entibiar sus manos. Tiene el pelo cano, la tez blanca y un ánimo inquebrantable.

En un terreno de 2 hectáreas, junto al Ministerio de Defensa, se distribuyen el convento, un museo, una capilla, una casa de acogida, la Escuela Ángel de la Guarda y varios locales comerciales que arriendan para la manutención del monasterio y para costear las obras sociales.

Las primeras religiosas llegaron desde Canadá en 1871. Fue por pedido del entonces presidente Gabriel García Moreno. El propósito era crear un centro de acogida para la reeducación, rehabilitación y guía espiritual de mujeres abandonadas, huérfanas o que habían incurrido en actos de delincuencia y prostitución. “Ora es labora”, es una de las frases que inspira y motiva la labor social de esta congregación.

Entonces, las religiosas se instalaron en la Recoleta de Nuestra Señora de la Peña de Francia. Este fue un convento dominico, fundado por Fray Pedro Bedón, en 1600. Por un camino de piedra, la hermana Liz Reascos, guía y administradora del museo, desciende hacia la parte trasera del convento donde se conserva un antiguo mural, dentro una ermita. En este sitio encontraron siete cuevas que eran utilizadas por los frailes dominicos para los retiros espirituales y sus penitencias.

El Buen Pastor, representado en una escultura de piedra traída desde Latacunga, se impone en el patio central del convento. Alrededor se levantan tres pisos con muros que bordean los 80 cm de ancho. En la segunda planta, entre los corredores de madera están las habitaciones con una cama, un armario, una cómoda y un reclinatorio que revelan la sencillez con la que viven las religiosas.

La hermana Liz explica que el recorrido por el convento, la capilla y el museo dura alrededor de 45 minutos. El arte religioso se distribuye en varias habitaciones de los tres pisos. La capilla, de una sola nave y tres cúpulas sobre el altar mayor, recibe cada domingo, a las 08:00, a los feligreses y visitantes que acuden a oír misa.

En las paredes y techos se destacan los detalles florales pintados por las primeras religiosas que llegaron a Quito. Enredaderas y flores de lis enmarcan ángeles y santos que custodian el colonial templo. El frío y la humedad están acelerando el proceso de deterioro de los murales de este conjunto patrimonial. En dos pequeños nichos a ambos lados del altar se teje otra de las sorprendentes historias de este convento. “El corazón de Gabriel García Moreno y de monseñor José Ignacio Checa y Barba se guardaban en esos nichos”, comenta la hermana Liz.

Explica que actualmente hay unas 20 religiosas del Buen Pastor que mantienen una vida de retiro en Pomasqui y El Quinche.

De sus hábiles manos salen las bandas presidenciales que por años han lucido los jefes de Estado ecuatorianos.

El Buen Pastor

El museo atiende de lunes a sábado, de 15:00 a 17:30. La entrada cuesta USD 2. Estudiantes USD 1 y niños USD 0,50.

El restaurante Mesón de La Recoleta ofrece almuerzos y platos a la carta, de lunes a sábado, de 12:00 a 15:00. También se atienden actos sociales. Información al 280616.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)