24 de March de 2011 00:00

El bosque las inspiró para ganar un premio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En el tercer Concurso de Pintura Infantil ‘La vida en los bosques’ participaron 520 trabajos, de estudiantes de 26 instituciones educativas de Quito. Fue organizado por la empresa Bayer, con el apoyo de la Casa de la Cultura y de la Secretaría de Cultura del Municipio.Se seleccionaron21 trabajos. Los autores se reunieron, el martes pasado, en la sala Demetrio Aguilera, en la Casa de la Cultura. Ellos volvieron a pintar y las láminas se entregaron a un jurado calificador, integrado por representantes de cada una de las instituciones organizadoras.

En la categoría de 13 a 14 años, la ganadora fue Paula Fonseca, del Colegio Alemán. Ella pintó un bosque. María Paz Castillo y Soraya Hidalgo, del Colegio Los Pinos, alcanzaron el primer lugar en las categorías de 8 a 10 años y en la categoría de 10 a 11 años.

Un árbol por cada ficha de dominó

María Paz Castillo

Colegio:    Los Pinos

Edad:  10 años  

Premio:    un nintendo

Rodeada por ocho compañeras uniformadas con una falda a cuadros, camiseta blanca, saco y medias azules, María Paz Castillo, de 10 años, cuenta que juega dominó muy seguido. Su apego a este pasatiempo y al arte le ayudaron a pintar el dibujo ganador.

Habla con fluidez. Ella fue la ganadora del Concurso de Pintura Infantil ‘La vida en los bosques’, en la categoría de entre 8 a 10 años.

Karina Gálvez, su madre, recuerda que la apoyó desde el momento en que avisó que participaría en el concurso. María, de cabello largo y tono de voz fino, pidió opiniones a amigas y profesores sobre su idea de representar un árbol con cada ficha de dominó.

Gálvez recuerda que la niña buscó en internet que no hayan dibujos como el suyo. En su casa se conversa con frecuencia sobre la importancia de cuidar el ambiente.

Cuando está sola pinta más rápido. Si alguna persona la mira, pierde la concentración. “Me gusta pintar. Quisiera ser maestra de artes”, comenta orgullosa.

Sentada frente a una mesa de madera, con crayones, marcadores, acuarelas, pinceles y lápices da forma a su idea. Trata de expresar que como en el dominó, las fichas que representan a los árboles se van cayendo porque las personas los tumban.

En la lámina se puede ver un fondo oscuro con una franja blanca en la parte alta y en cada figura, que representa una ficha, hay un frondoso árbol verde con tallo café.

En la segunda fila, las fichas están viradas y se ven los árboles destruidos. Las cuatro esquinas de la lámina están dentro de otra cartulina. Desde pequeña estuvo vinculada al arte, su madre es teatrera.

Vivir cerca de un bosque la motivó

Paula Fonseca

Colegio:  Alemán

Edad:  14 años 

Premio:  una portátil

La vivienda de Paula Fonseca está ubicada frente al Parque Metropolitano, en el norte de la ciudad. Allí se aspira aire puro y la gente llega a caminar o trotar.

Eso fue lo que le inspiró para dibujar y pintar un bosque, con el cual participó en el concurso.

Con su obra, Fonseca ganó el primer lugar en la categoría de 13 a 14 años, en representación del Colegio Alemán. En la premiación, cuando la nombraron, sus compañeras que vestían una falda ploma y un suéter verde, la abrazaron. Ellas conocen la afición de Fonseca por la pintura, desde su infancia.

Los padres en su hogar y los profesores en el colegio, le motivaron para que expusiera su creatividad en el dibujo.

Escuchaba en clases la necesidad de cuidar los árboles y eso le inspiró para participar en el concurso de pintura sobre los bosques. Desde ahí comprendió la importancia de cuidar el ambiente y de preservar los bosques.

Lo primero que hizo, explica, fue ingeniarse una pintura observando los detalles de los bosques para ir combinando todos los elementos que incluyó en su obra. Por ejemplo, dibujó un estanque en medio de la naturaleza.

Así se mezclaron diversos colores. “Es un bosque diferente al común. Los árboles suelen ser verdes. Yo representé en el dibujo algo diferentes con los colores rojo, anaranjado, entre otros”.

Pintar esta obra le tomó hora y media. Utilizó crayones, pincel, acuarelas y agua. En cada espacio colorido se cuidan los detalles.

La adolescente sueña con seguir pinta

ndo. Dice que tiene ilusiones de volver a ganar otro premio con su trabajo, en el concurso de Panamá.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)