30 de November de 2012 00:02

Un avión perdió pista en el aeropuerto Mariscal Sucre

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

Un avión de la aerolínea Copa procedente de Panamá perdió pista cuando aterrizaba ayer a las 17:32 en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito. Según la versión de un trabajador del aeropuerto que fue testigo del incidente, la aeronave hizo lo que se denomina un toque de ruedas mucho más adelante del normal en la pista. “Diría por lo menos unos 500 metros más al norte. Cuando quiso frenar no pudo. El avión se fue de largo”, expresó.

Pasaron unos ocho segundos y empezaron a sonar las alarmas del aeropuerto. Cinco motobombas y cuatro ambulancias se dirigieron hacia el umbral norte de la pista, en la zona de amortiguamiento (a la altura de la calle Tufiño), donde estaba parada la aeronave tras deslizarse sobre el asfalto, que estaba mojado luego de una tarde lluviosa en la capital.

Minutos después Fernando Guerrero, director General de Aviación Civil, comunicaba lo ocurrido en su cuenta de Twitter, manifestando que las operaciones en la terminal aérea se habían suspendido. Minutos después declaró que “la salida de pista puede haber sido por las condiciones meteorológicas”.

Los vuelos que debían llegar a Quito fueron desviados en ese momento hacia Manta, Latacunga y Guayaquil.

[[OBJECT]]

Luis Galárraga, gerente de Comunicación Externa de Quiport, señaló que “la reacción del Cuerpo de Bomberos fue inmediata y hasta el momento no hay ninguna situación que lamentar”.

De acuerdo con un boletín de prensa emitido por la Dirección de Aviación Civil, los 153 pasajeros y seis tripulantes del Boeing 737-700 con capacidad para 300 personas no resultaron heridos, salvo pequeñas contusiones. Luego de la evacuación de la aeronave, la Empresa de Servicios Aeroportuarios Emsa los trasladó hasta una zona segura.

A las 18:55 el avión empezó a ser removido de la pista. Ningún medio de comunicación pudo ingresar al lugar donde se produjo el incidente, pero después se conoció que durante la operación la aeronave tenía prendida la Auxiliar Power Unit, (APU), que genera energía para que los sistemas internos del avión funcionen en situaciones de emergencia.

Ninguno de los componentes externos del avión lucían retraídos, y luego se dio a conocer que el ILS (sistema de navegación) no habría sido afectado como sucedió en percances anteriores como el de Tame en el 2011.

Pasadas las 19:45 las operaciones en el Mariscal Sucre volvieron a la normalidad.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)