25 de March de 2011 00:00

El agua rompió el asfalto en la av. 10 de Agosto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La av. 10 de Agosto, en sentido sur-norte, entre las calles Ascázubi y Colón, se vio afectada por el levantamiento y rompimiento de una parte del pavimento de la calzada, en la tarde de ayer.

El agua que brotaba del piso inundó la calle, las aceras y negocios. El nivel alcanzó hasta 10 centímetros. La avenida estaba llena de lodo y tenía escombros, piedras y troncos.

Más al norte, a la altura del paso deprimido de la 10 de Agosto y Orellana, en el carril del trole, también se represó el agua, hasta alcanzar una altura de 80 centímetros. El tránsito se atascó y el trolebús fue desviado.

Según la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps), el problema ocurrió por la presión de agua en la red de drenaje fluvial.

Este sistema recibió más cantidad de agua de lo normal por las continuas lluvias de los últimos días. Uno de los obreros del Municipio que trabajaban en el lugar confirmó que los desagues, en el tramo del paso deprimido, no estaban taponados.

“La cantidad de agua que cayó sobrepasó la capacidad de los colectores para distribuir el líquido de manera normal, por eso colapsaron”, dijo el funcionario. Debido al problema, el agua buscó por dónde salir y eso causó la destrucción del asfalto.

La Epmaps informó que no eran aguas servidas las que brotaron en la av. 10 de Agosto, sino aguas lluvias. La Gerencia de Operaciones envió camiones succionadores para destapar el drenaje fluvial.

El problema afectó a los locales. Fernando Araujo, de un negocio de copias, contó que hace un año ocurrió lo mismo. El agua salió de la alcantarilla colapsada e inundó todo.

Pablo Paredes, de un local de jugos en la 10 de Agosto y Juan de Ascázubi, ayer perdió 30 minutos por sacar el agua de su negocio. Contó que esto es habitual cuando llueve.

El problema complicó al trolebús. Las unidades circularon cada 20 minutos y esto molestó a los usuarios. A las 15:00, en la parada de Santa Clara, Fernanda García esperaba una unidad con su bebé en brazos. Tuvo que esperar 45 minutos para subirse a una.

Los funcionarios de la Epmaps realizarán hoy una inspección a los colectores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)