14 de September de 2012 08:14

Aglomeración en La Marín, esta mañana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

 A las 07:00 de hoy, el ir y venir de pasajeros en El Playón de La Marín, centro de Quito, era constante. Todos caminaban a pasos acelerados, pues trataban de embarcarse en una unidad de transporte público hacia el norte o sur de la ciudad.

En la avenida Pichincha, de norte a sur, Efraín Chiluisa esperaba el bus Camal- Aeropuerto, debía dirigirse al sector de La Argelia Alta. Él vive en el valle de Los Chillos, todos los día debe viajar unas dos horas para llegar a su lugar de trabajo, en el sur. Debe coger tres buses. Para él es agotador porque debe levantarse todos los días a las 04:00.


[[OBJECT]]

Quito celebra la Semana de la Movilidad Humana. Para Paola Momposita, quien hoy se dirigía al hospital Pablo Arturo Suárez, los tiempos de viaje se deberían mejorar, pues hay mucha congestión en las calles.

Opinó que no es calidad de vida perder dos o más horas en trasladarse de un lugar a otro. Ella vive en Conocoto y estudia en la Universidad Central, todos los días debe coger dos buses y viajar unas dos horas. Además, contó que salir desde Conocoto a Quito es bastante complicado porque los buses salen repletos de pasajeros. En ocasiones le ha tocado esperar hasta una hora para embarcarse en una unidad.

En los andenes de los Corredores Sur Oriental y Central Norte, a las 07:15 se formaron largas filas de pasajeros. Entre ellos estaba Marco Obando, él venía desde Sangolquí y debía llegar hasta El sector del Estadio Olímpico. Estaba apurado su horario de ingreso es a las 08:00. "se pierde mucho tiempo en los buses, lo mínimo que se hace en bus es una hora y media", se quejó.

En El Playón, los buses convencionales copaban la avenida Pichincha, la mayoría tenían entre cinco y 10 pasajeros, circulaban despacio para coger pasajeros. Esto dificultaba el paso de los vehículos particulares. El sonido de las bocinas era insistente. Carlos Pérez, conductor de un auto blanco, se quejó de que los conductores de buses no les ceden el paso y que ocupan la vía como su fuera  los dueños.

Él debía dejarles a sus dos hijos a la escuela, en el sur.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)