25 de June de 2012 00:01

Accesos a la ciudad con desniveles y fisuras en la calzada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

S obre la Panamericana Sur, en el sector de Cutuglagua, se exhibe un letrero que da la bienvenida a la ciudad. Ahí, la vía es amplia, el pavimento está en buen estado y hay señalización, pero la imagen cambia pocos metros más al norte, al llegar a Guamaní, donde se inicia la av. Pedro Vicente Maldonado, una de las más extensas de la urbe (12,8 km).

Esta avenida cruza longitudinalmente la ciudad. Va desde Guamaní, en el sur hasta la intersección con la calle Rocafuerte, en la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico.

Los baches y la irregularidad en el pavimento se muestran en 10 cuadras de esta importante vía de acceso a la ciudad.

El pasado miércoles, Antonio Baca, conductor de una camioneta gris doble cabina. entregaba víveres en las tiendas del barrio San Fernando. Él permaneció parqueado en la intersección de la av. Maldonado y calle N-34. Mientras admiraba la majestuosidad del volcán Cotopaxi, aseguró que en el sur las vías están deterioradas y la circulación es más lenta.

“A más de los baches, el material que usan para repavimentar no es bueno, no pasa ni un mes y ya se desgasta. Uno debe bajar la velocidad porque el asfalto está fisurado”, aseguró.

La avenida Maldonado atraviesa 37 barrios del sur y centro. Diariamente cuenta con un flujo vehicular de 47 736 automotores.


[[OBJECT]]


Paola Roca, estudiante universitaria, esperaba un bus que la llevara al Centro de la ciudad. En este sector no hay infraestructura de paradas de buses urbanos, los bordillos de la acera estaban cuarteados.

A las 08:15, el bus de la Cooperativa Metrotrans, que cubría la ruta San Fernando-Estadio, circulaba con lentitud. En la unidad todos los asientos estaban ocupados. Roca subió y camino hasta la parte posterior.

Manuel Chamorro, conductor de la unidad, comentó que el tiempo aproximado de viaje es de una hora y 40 minutos. “Desde Guajaló circulamos a menor velocidad porque a ratos hay que esquivar los huecos”, comentó el conductor de 48 años.

Otro de los accesos a la ciudad es por la av. Simón Bolívar. A pesar de que el Municipio ha anunciado que en este año terminaría la rehabilitación integral de la vía periférica, por ahora, en el sector de Santa Rosa, la falta de señalización es el principal problema. Allí no se ven letreros que indiquen el límite de velocidad que deben respetar los conductores. Tampoco hay señalética sobre la calzada que delimite los carriles.

A la altura de Quitumbe, un camión avanzó tres cuadras por el lado derecho y en menos de un kilómetro cambió de carril e incluso circuló por la mitad de la vía.

En el acceso norte a la capital también hay inconvenientes. En la Panamericana Norte, que cambia su nombre a avenida Galo Plaza Lasso en el intercambiador de El Labrador, hay irregularidades porque se ejecutan trabajos de repavimentación. Esta vía tiene una extensión de 7,4 kilómetros y a diario pasan por ahí 56 130 vehículos. Atraviesa 20 barrios y llega hasta San Blas.

En la ciudad existen aproximadamente 4 000 kilómetros de vías, de esas 1 700 son pavimentadas y de este grupo 700 kilómetros tiene pavimento deteriorado, El resto de vías es adoquinada o empedrada. Esto según la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop). Ya se han intervenido 431 km de calles. En este año se invertirán USD 30 millones: 20 millones en repavimentación y 10 millones en mejoramiento.

La Epmmop informó que mantiene un cronograma de pavimentación y repavimentación. Se planifica de acuerdo con el estado de las vías y de las denuncias de la ciudadanía. Luego de la intervención en la Simón Bolívar será el turno de la av. Maldonado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)