21 de November de 2011 00:01

60 especies de insectos en vitrina

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3

Moscas, catzos, polillas, peces de plata, tarántulas, grillos, milpiés, cucarachas y arañas son la atracción principal en la muestra temporal que se inauguró el pasado viernes, en el Jardín Botánico de Quito. ‘Bichos y mariposas, más hermosos y menos temibles de lo que imaginas’.

En una sala se exhiben 60 especies de insectos vivos, alojadas en 32 terrarios. Todos provienen de Pichincha, Imbabura y Carchi.

Las urnas de vidrio permiten conocer de cerca cómo viven y de qué se alimentan los insectos.

Alicia Arias, directora de Educación del Jardín Botánico, explica que se escogieron las especies con mayor presencia y atractivo. Al entomólogo Ítalo Tapia le tomó un mes recolectar los insectos.

El terrario de las hormigas es uno de los más grandes. Contiene dos túneles de vidrio -que simulan sus nidos- para que se adapten más rápido a su nuevo hábitat.

En su interior los insectos de alrededor de 3 cm de largo, almacenan hojas que sirven de abono. En la tierra, un par de reinas excavan sus propios nidos.

En una urna contigua, otro grupo de hormigas invade las hojas de un árbol de guaba. Marco De Rossi, quien montó la exposición, explica que estas plantas e insectos son simbióticos, es decir, dependientes. “Las hojas de la guaba dan alimento a las hormigas y estas, a su vez, impiden que otras especies ataquen a la planta”.

La exposición es lúdica. El público tiene la oportunidad de tocar algunos animales.

Algunos escarabajos permanecen en una urna de cristal destapada para que las personas puedan sacarlos. En otra, se pueden palpar las cochinillas. Parecen piedras pequeñas pero al presionarlas, liberan una sustancia roja. “Se las utiliza como tinte natural”, cuenta De Rossi.

La urna que alberga a los escorpiones contiene luces ultravioletas. Al encenderlas, los insectos emiten un destello azulado.

Algunos espécimenes llaman la atención por su capacidad de mimetizarse. El palito o insecto ‘fantasma’ parece una rama más. Al observarlo con atención, se perciben sus dos pequeños ojos. También hay saltamontes que se asemejan a hojas verdes y secas.

Esto les permite protegerse de sus depredadores.

Se destacan, a su vez, especies introducidas de otros países, como los caracoles africanos. Sus corazas miden cerca de 10 cm. En la Costa, son utilizados para preparar un tipo de cebiche.

Entre estas últimas, se distingue la Amblygipidae, famosa por aparecer en las películas de Harry Potter. El público también tiene la oportunidad de conocer cómo es el interior de un panal de abejas.

Como parte de la muestra, se instaló un mariposario donde se exhiben 350 individuos de 15 especies.

La exposición estará abierta hasta el 18 de diciembre. Los horarios de atención son de lunes a viernes, de 08:00 a 17:00 y los sábados, domingos y feriados, de 09:00 a 17:00. El Jardín Botánico está ubicado en la calle Rumipamba y av. Los Shyris, en el interior del parque La Carolina.

Más datos

Casi un cuarto de la diversidad mundial de mariposas se encuentra en el Ecuador.

La muestra tiene tres componentes de exposición: muestra viva, modelos de bichos y mariposas en vuelo.

El valor de las entradas: USD 3,50 para adultos, 2 niños y 1,75 tercera edad y personas con capacidades especiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (4)