10 de November de 2011 00:04

11 comisarías controlan la construcción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2

Una casa grande ya toma forma en una urbanización de Tumbaco. Seis obreros trabajaban allí el martes. Las columnas sobresalían en medio de estructuras de bloque, metal y madera.

Pese a lo avanzado de la obra, esta no contaba con un permiso. El comisario Eduardo Calderón llegó al lugar con el inspector Luis Tandazo. Preguntaron por el responsable de la obra. Los albañiles explicaron que tuvo que salir.

Según Calderón, comisario de la Administración Zonal de Tumbaco, este es un proceso que se da como resultado del trabajo diario de los inspectores. También se registran casos por denuncias de los vecinos, quienes pueden llenar un formulario. Otro mecanismo es a través de las inspecciones programadas que hace la Unidad Técnica de Control.

Esta última opción se da cuando el responsable de una construcción autorizada solicita que se haga una inspección.

El supervisor de la Agencia Metropolitana de Control, Walter Enríquez, explica que en todo el Distrito Metropolitano de Quito hay 26 comisarías adscritas a esta Agencia, que se abrió este año; 11 de ellas son de construcciones y están repartidas entre las ocho administraciones zonales.

Las administraciones Manuela Sáenz, del centro; Eloy Alfaro, del sur; y Eugenio Espejo, del norte, con su gerencia de La Mariscal, tienen dos comisarios cada una. Esto se da porque son zonas que, según Enríquez, tienen mayor complejidad y son de mayor crecimiento en construcciones.

Debido al accidente que ocurrió la semana pasada en la Eloy Alfaro y Andrade Marín, surge la pregunta de si es suficiente el número de comisarios en la ciudad. Al respecto, Enríquez afirma que no es un problema de cuántos operadores hay para el control. “Eso siempre va a ser insuficiente en todo un universo de edificaciones. En Quito, según el último censo, hay más de 700 000 viviendas, además oficinas y centros comerciales. Es imposible que se pueda ejercer un control personalizado”.

Estaba previsto que ayer el Municipio presente una demanda contra la constructora GLS en el juzgado de contravenciones. Esta firma es la responsable del edificio Carolina Milenium, en donde ocurrió el hundimiento.

Las regulaciones sobre la construcción constan en la Ordenanza 0255. Según Enríquez, esta fue redactada para fijar la responsabilidad del ciudadano sobre las obras que emprende. “No es un problema de control, si no de conciencia ciudadana respecto de las obligaciones para convivir armónicamente”, dice.

Los constructores tienen la obligación de registrar sus construcciones, para que sean aprobadas. A partir de allí tienen tres años para ejecutar la obra. En el proceso deben solicitar tres inspecciones.

Antes de que exista la Agencia de Control, los comisarios estaban regulados directamente por cada administración zonal. Ahora se han sumado 30 inspectores generales y 13 instructores. En total hay unas 100 personas que se dedican al control, pero no únicamente de construcciones.

El objetivo de la Agencia, según Enríquez, no es que se sancione más, se busca que se incumpla menos.Uno de los procesos pendientes es contar con una plataforma digital para que todas las entidades relacionadas puedan acceder a la información.

En la obra de Tumbaco, un obrero recibió la notificación de que la construcción quedaría suspendida. Sin saber qué hacer, los trabajadores plantearon algunas preguntas, mientras Tandazo pegaba los sellos. El comisario Calderón explicó que, debido a que Tumbaco es una zona de expansión urbana, las construcciones informales son las más recurrentes.

Los constructores pueden presentar sus pruebas. De no proceder, las sanciones pueden ir desde multas hasta derrocamiento.

2 construcciones clausuradas

Otra de las construcciones inspeccionadas, en la cual se colocaron sellos de suspensión fue la del edificio Catalina Park, ubicado en la calle Catalina Aldaz, en el norte. El martes pasado, funcionarios municipales también suspendieron las obras en el edificio Cristal Park.

La suspensión de los trabajos se dio por incumplimiento de la normativa, referente a la seguridad y normas técnicas que deben cumplir los responsables de las obras.

Walter Enríquez, de la Agencia Metropolitana de Control, indicó que es imposible tener un inspector para cada obra, por eso es responsabilidad del constructor solicitar estos controles para cumplir con las reglas técnicas.

Hoy se discutirá en sesión de Concejo la nueva Ordenanza que regulará temas relacionados con la construcción dentro del Distrito.

Las sanciones en caso de incumplimientos por los constructores están tipificadas en la Ordenanza 0255. Ahí se estipulan las infracciones en los procesos constructivos, que se pueden sancionar hasta con el 100% del fondo de garantía por construir, ampliar o modificar edificaciones sin acta de aprobación de planos o que no cuente con la licencia de construcción.

La ciudadanía puede denunciar las construcciones que no cumplen con los procedimientos legales o que afectan a terceros en las ocho administraciones zonales y en la Agencia Metropolitana de Control.



Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (7)