4 de November de 2014 20:31

Tres rutas para escapar de la congestión vehicular

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 28
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 17
Contento 1
Betty Beltrán/ Coordinadora
bbeltran@elcomercio.com

Un nuevo malestar del siglo XXI le han llamado unos. Otros, una calamidad que aflige a los habitantes de una ciudad. Por ello, cabe preguntarse, ¿cómo lidiar con la congestión vehicular de Quito?

Algunos, los más experimentados del volante, se aventuran a tomar atajos y evitar aquellas calles que están, sobre todo en horas pico, a reventar de autos. Estas son: autopista General Rumiñahui, Velasco Ibarra, Napo, Maldonado, América, Patria, Colón, De los Shyris, De la Prensa, Eloy Alfaro…

Víctor Paredes, taxista profesional con más de una década, pocas veces entra en el trancón mañanero de la autopista.

Él prefiere ir por la av. Camilo Ponce Enríquez (camino viejo a Conocoto) para llegar, en 30 minutos, al sector de San Blas. Por la autopista, dice que el viaje dura unos 60 minutos.
De los atascos nocturnos del sector de La Marín sí hay como escapar, según Paredes.

Para llegar de la av. Pichincha al redondel de la Villa Flora (en promedio 45 minutos) sugiere tomar las calles Inclana, Silva, Montúfar, Rocafuerte, Fernández Madrid, Morales, Jaime del Castillo y Villa Flora. Tiempo ahorrado: 20 minutos.

En el mismo sur de la ciudad, la estrategia de los atajos sigue Orlando Donoso, comerciante y con 10 años conduciendo.

Aclara, por ejemplo, que el tráfico hacia la Loma de Puengasí es enorme, pero al terminar la Alpahuasi (redondel de Chaguarquingo) hay una vía adoquinada que sale a la Simón Bolívar. Esa ruta ahora 40 minutos de tráfico.

Para salvar la congestión, en el norte, entre el Comité del Pueblo y La Y puede ir por las calles Juan Molineros, De los Jazmines, José Félix Barreiro, Juan Alzuro, Joaquín Sumaite, Samuel Fritz, 6 de Diciembre, Isla Isabela, Tomás de Berlanga, Juan de Ascaray y La Y. Tiempo: 18 minutos, en vez de los 45.

Video Comité del Pueblo

Los dos entrevistados aseguran que antes de conocer los atajos sentían mucho estrés: rabia, molestia, violencia verbal...

“Los tiempos prolongados de desplazamiento inciden en el deterioro de la salud de las personas”, dice Roberto Custode, consultor internacional de movilidad sustentable.

Otro problema asociado a la congestión vehicular es la baja productividad, ya que una persona que destina mucho tiempo para movilizarse distrae otras actividades y eso genera retrasos en la producción de empresas y negocios privados.

Algunos estudios documentan que las personas que viven en las megaciudades, aquellas que sobrepasan los dos millones de habitantes y tienen una extensión urbana de 50 a 60 kilómetros de diámetro, tienen largas horas de desplazamiento y en algunas ciudades, como en México, un desplazamiento supera más de dos horas en la mañana y dos en la tarde.

En Quito aún no se llega a esos niveles (hoy va entre 45 minutos y una hora), pues “la capital es una megaciudad en construcción y puede colapsar en unos 10 años”, dice Custode.

La causa, según el especialista, seguimos el mismo modelo de desarrollo urbano de ciudades que ya están congestionadas hasta el máximo.

Video tránsito Conocoto

O sea, un modelo en el cual la mayor parte de servicios y comercios está en la zona central de la urbe (hipercentro).

Las cifras lo confirman. Los resultados de la Encuesta Domiciliaria de Movilidad, en un día promedio: la gente de Quito se moviliza en su mayoría hacia la zona comprendida entre el sector de La Y hasta la Villa Flora, conocida como el ‘hipercentro’. Allí se reportaron 2 742 161 viajes por día.

Otro dato. Según Custode es común que en las ciudades de A. Latina apenas el 20% de la población se mueva en vehículo liviano particular y son ellos los que ocasionan el 90% de la congestión y ocupación de la vía pública. Quito tiene 2 919 buses convencionales y 400 000 vehículos livianos.

Para frenar este caos, Paredes pide que se regule el sentido de los semáforos. “En la 6 de Diciembre cambian pronto y eso entorpece el tránsito”.

Los contraflujos son otra opción. Custode sugiere convertir a las vías principales en reversibles. Por ejemplo, la 10 de Agosto en la mañana está saturada en el carril norte-sur y la del sur-norte, vacía.

Son paliativos que Paredes los aplaude y pide que se habilite el contraflujo de la av. Velasco Ibarra en la tarde.

Revise las rutas alternativas de la ciudad de Quito en el siguiente mapa. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)